Fármacos donados a África, de mala calidad

Algunos medicamentos han pasado por los filtros de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las medicinas que están llegando a través de donaciones a África para tratar males como la tuberculosis, la malaria y las infecciones bacterianas, presentan problemas “significativos” en su calidad. Lo más grave es que en muchas ocasiones estos medicamentos incluso han pasado por los filtros de la Organización Mundial de la Salud (OMS), sin que se detecten las fallas.

Al menos esto es lo que concluyen dos estudios publicados por la revista Research and Reports in Tropical Medicine. El primero de ellos tuvo en cuenta 2.652 fármacos, recolectados en países de bajos y medianos ingresos. El 7% de estos medicamentos, que habían sido aprobados por la OMS, no superó las pruebas de calidad, y de este porcentaje el 18% había sido fabricado en China.

“Tal vez la mitad de estos fármacos sean falsos —aseguró el doctor Roger Bate, integrante del American Enterprise Institute y autor principal del estudio—. Los restantes tienen una calidad inferior, pero son legales”. Además, los resultados del estudio llevan a concluir que la mala calidad de los medicamentos se explica por fallas de fabricación, no por la degradación del producto.

En el segundo estudio se concluyó que el 8% de las medicinas contra la malaria, aprobadas por una “rigurosa autoridad regulatoria” o la OMS, no pasó la prueba de calidad porque contenía muy poco ingrediente activo.