Felicidad, locura y otros caminos al éxito

Expertos de Harvard explicaron cómo están ligados los trastornos mentales a la genialidad y por qué la felicidad es una satisfacción más interna que material.

El experto en psicología positiva y profesor de Harvard, Tal Ben Shahar, en Bogotá.  /Luis Ángel
El experto en psicología positiva y profesor de Harvard, Tal Ben Shahar, en Bogotá. /Luis Ángel

Muchos de los líderes que cambiaron la historia eran dueños de mentes enfermas. En la adolescencia Martin Luther King y Mahatma Gandhi intentaron suicidarse, ambos eran altamente depresivos, pero también altamente creativos. Según el psiquiatra Nassir Ghaemi, invitado a Foros El Espectador, estos líderes políticos, al igual que otros, como Abraham Lincoln y John F. Kennedy, o incluso Adolf Hitler, lograron inmortalizar sus discursos y acciones porque sus personalidades, extremadamente realistas e impulsivas, los llevaron a tomar riesgos que para las personas mentalmente sanas serían inimaginables.

Ante el auditorio del Centro de Convenciones Compensar, Ghaemi, psiquiatra y profesor de la Universidad de Harvard, expuso los hallazgos científicos con los que ha comprobado que conductas depresivas y maniacas pueden potenciar la creatividad, la toma de decisiones y el liderazgo.

Entre tales conductas, el especialista aseguró que las tendencias depresivas llevaron a algunos personajes heroicos a centrarse particularmente en la realidad y eso los hizo tomar decisiones racionales. Otros líderes, como John F. Kennedy (diagnosticado con síndrome maniaco-depresivo), pudieron controlar, con o sin medicamentos, comportamientos eufóricos que los ayudaron a potenciar su creatividad. “Kennedy gobernó medicado”, dijo Ghaemi.

Esta es la tesis de Tal Ben Shahar, experto en psicología positiva y autor de los éxitos de ventas Happier (Más feliz) y Being Happy (Ser feliz).

Para el especialista israelí la mayoría de los humanos se encuentran equivocados frente al concepto de felicidad. “Quienes están convencidos de que el éxito (traducido en un excelente puesto de trabajo, un cupo universitario o un buen salario) es en sí la felicidad, están cayendo en un grave error que a la vez están transmitiendo a las nuevas generaciones”.

Según Ben Shahar la clave de la felicidad se encuentra en aumentar los niveles internos de bienestar; lo material son añadiduras. Para esto es necesario que las personas se enfoquen en los asuntos positivos de la vida. “Hay que cultivar el optimismo y educar a nuestros hijos como personas capaces de apreciar lo bello. La vida es difícil y si nos concentramos en acrecentar los problemas y fracasos, estamos perdidos”, dice el psicólogo.

El método que propone Tal Ben Shahar para lograr una vida más positiva es sencillo: reunirse en familia para admirar las aptitudes de cada miembro, trazar metas, agradecer lo que se tiene y hacer ejercicio.

Temas relacionados
últimas noticias