"La legalización aumenta el consumo"

La famosa neuróloga, bisnieta de León Trotsky, habló en Cartagena sobre la influencia de las drogas en las actividades neuronales, sus efectos y los tratamientos para curar las adicciones.

Nora Volkow rema, corre, sube montañas. Explora lugares vacíos, abandonados. Gusta —dice, con acento extranjero, desde el otro lado de la línea— del arte, la música, la literatura.

Además, tiene una total obsesión con los efectos de las drogas en el cerebro. Volkow se recibió como médica en la Universidad Autónoma de México y estuvo como residente en psiquiatría en la Universidad de Nueva York. Conoció entonces la tomografía por emisión de positrones, una tecnología que permite ‘dibujar’ el cerebro para entender cómo funciona. Y se interesó en registrar los efectos de las drogas en el cerebro. “Porque quiero saber qué es el libre albedrío, qué es los que nos permite tomar control sobre nuestras vidas —dice—. La adicción ejemplifica una patología donde se ha perdido esa capacidad”.

Volkow es la directora del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas en EE.UU. y charló en Cartagena sobre estos temas.

Usted anunció que en 2013 habría una vacuna contra la cocaína. ¿En qué va?
Está planeado que el estudio termine el año entrante. Los resultados se presentan entonces a la Food and Drug Administration y ellos aprueban o no la vacuna.

¿Qué estudios están realizando?
Hubo que reclutar a 300 personas adictas a la cocaína, inyectarlas y seguirlas por tres o cuatro meses. Han sido reclutados cerca de 250 casos y faltan 50.

Ahora en Colombia, un estatuto antidrogas quiere penalizar el consumo. Otros quieren legalizarlo por completo. Desde su área, ¿cree que es favorable legalizar la droga?
La legalización va a aumentar su consumo. El mayor problema, desde el punto de vista de salud y mortalidad, está asociado a las drogas legales (alcohol y nicotina), no con las drogas ilegales. Eso no tiene que ver con que estas drogas sean más peligrosas. Para nada. Tiene que ver con que son legales. No es una solución. Es una decisión desesperada de un sistema social que ya no sabe cómo reaccionar a los problemas severos que tenemos con las drogas ilícitas. Cuanto más fácil es el acceso, más aumenta el consumo. Al mismo tiempo, la adicción es una enfermedad médica. El adicto requiere tratamiento. La criminalización tampoco va ayudar, lo va a empeorar.

¿Por qué los adictos tienen necesidad de drogarse?
Es uno de los grandes enigmas. ¿Qué es lo que lleva a un adicto a tomar drogas, a pesar de que las consecuencias son catastróficas? Pueden acabar en la cárcel, perder a sus hijos. Lo que hemos visto es que el uso repetido de las drogas hace que ciertas partes del cerebro no funcionen adecuadamente. Todos podemos perder el control, pero hasta cierto punto. Sin embargo, la persona adicta, por los efectos dañinos que tienen las drogas sobre las estructuras del cerebro necesarias para ejercer control, lo pierde mucho más que las no adictas. A pesar de que cognitivamente juren “ya no vuelvo a tomar la droga” y no lo quieran, no lo pueden controlar. Los frenos de su cerebro no están funcionando.

El consumo de drogas está estigmatizado, pero algunas comunidades las utilizan con fines medicinales. ¿Qué beneficios podrían traer las drogas?
Muchas de estas drogas tienen efectos que pueden ser terapéuticos. El problema es que su uso fuera del contexto puede tener efectos adversos. Hay ocasiones en que, dependiendo del conocimiento que se tenga, es posible crear compuestos que maximicen los efectos farmacológicos y minimicen los efectos negativos.

Si usted tuviera un hijo adicto, ¿qué pasos seguiría para curarlo?
La adicción afecta el área que permite ser consciente de lo que está ocurriendo. Para una persona adicta, es muy difícil reconocer que tiene una enfermedad y que requiere tratamiento. Yo no tendría una conducta de castigo, sino de comprensión por lo que sucede.

¿Qué otros tratamientos en específico deberían desarrollarse?
Uno de los tratamientos indispensables es darles conductas alternativas a los jóvenes. Muchos de ellos caen en el uso de las drogas porque están aburridos, porque es una manera de tener identidad. Si les gusta la música, o la fotografía, o la pintura, hay que facilitarles el acceso a ellas para que se puedan desarrollar.

¿Qué le diría a un adicto?
La adicción se puede tratar. En el proceso de tratamiento se convierte en una enfermedad crónica y hay recaídas. Hay muchos que son adictos, y cuando recaen se sienten tan frustrados que vuelven a tomar drogas. La recaída no es el fin; hay que restablecerse y no hay que darse por vencido.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Destinos recomendados para ver las estrellas