Los 30 mil kilómetros cuadrados que se llevó el petróleo en EE.UU.

Por primera vez científicos calcularon cuál es el área que ha transformado la explotación de crudo en ese país. El espacio equivale a 18 ciudades tan grandes como Bogotá.

Explotar petróleo significa, en la mayoría de las ocasiones, abrir nuevas carreteras, construir enormes instalaciones de almacenamiento y limpiar una buena cantidad de espacio para edificar las obras necesarias en torno a los pozos. ¿Cuánta tierra implicará eso en uno de los principales productores de crudo? ¿Cuántos kilómetros de extensión habrán tenido que transformarse para dar paso a la maquinaria que extrae el combustible?

Esas preguntas, justamente, son las que por primera vez acaba de resolver un grupo de científicos para el caso de Estados Unidos. El área total que ha consumido la búsqueda y explotación de gas y petróleo es de 30.000 kilómetros cuadrados, un espacio equivalente a 18 ciudades tan grandes como Bogotá.

Pero de acuerdo al estudio, que fue publicado en la revista especializada Science, el principal interrogante que genera ese cálculo es cuánto tiempo va a permanecer así esa enorme extensión.

Para los autores, aunque de esas operaciones se desprenden claros beneficios relacionados con el suministro de energía y con un equilibrio en la economía de Norteamérica, las zonas que esos pozos han transformado rara vez son replantadas.

El impacto mirado en el tiempo, entonces, es mucho mayor. Degradación de ecosistemas y pérdida de plantas capaces de absorber el dióxido de carbono, son solo algunas de las consecuencias que se desprenden de esta actividad.

Según la contaron al portal Sciencemag.org los investigadores, dirigidos por Brady Allred, ecologista de la Universidad de Montana, para llegar a ese cálculo tuvieron que pagar varios miles de dólares a las empresas privadas y a los reguladores estatales para obtener datos precisos.

Luego de cruzarlos con imágenes satelitales y analizarlos, encontraron que desde 1900 se han perforado más de 2 millones de pozos. La mayoría de esas perforaciones ocurrieron en la década del 70 y a principios de la del 2000, cuando se empezó a implementar el fracking o fracturación hidráulica, técnica que pronto será implementada en Colombia.

En los últimos 10 años, de hecho, la industria ha perforado más de 50.000 pozos anualmente. “Cada vez que damos esa cifra piensan que estamos locos", dice Science Steven Running, coautor del estudio. “Nadie se imagina la magnitud de lo que se está haciendo”.  

 

últimas noticias

Papitas nativas con hogao y queso paipa

Tesoros cantábricos

Cinco planes imperdibles en Guatapé