Los retos de las pruebas Saber

Bajos índices de calidad y grandes brechas de género son algunos de los desafíos que deberán ser superados en estos exámenes.

La novedad en esta versión será una prueba de competencias ciudadanas. Se hará en los 32 departamentos Archivo
La novedad en esta versión será una prueba de competencias ciudadanas. Se hará en los 32 departamentos Archivo

Más allá de toda la sorprendente logística que implica la realización de las pruebas Saber, que se hacen cada tres años y que se llevarán a cabo hoy con la participación de 2’600.000 estudiantes de más de 20 mil colegios, hay una serie de retos que deben ser superados, ante los preocupantes índices de la educación colombiana.

Uno de los principales desafíos, y que es además uno de los propósitos de la política educativa del presidente Juan Manuel Santos, es reducir las enormes brechas de calidad que hay entre los institutos públicos y privados. Ya en 2009, cuando se realizó la última prueba, quedó en evidencia el gran contraste: los estudiantes de 9° grado de los colegios públicos en el área de lenguaje, por ejemplo, están entre 7 y 30 puntos por debajo del promedio nacional, mientras que los de instituciones privadas los superan en 51 puntos. Cifras similares se encuentran en los resultados de matemáticas y ciencias naturales.

Otro de los retos de estos exámenes es demostrar una disminución de las diferencias de género en algunas áreas. En el caso de matemáticas, los niños de noveno grado están 13 puntos arriba del promedio colombiano, mientras que las niñas están 12 puntos por debajo. Lo mismo pasa en ciencias naturales, donde la diferencia entre hombres y mujeres (que tampoco alcanzan el promedio) es de más de 100 puntos.

En cuanto a los índices de calidad, las deficiencias que tiene el país en las diferentes áreas son evidentes. La mayoría de los evaluados en 2009 están ubicados en el nivel mínimo de desempeño. En lenguaje, sólo el 4% de los estudiantes de 9° tuvo un nivel sobresaliente, y en matemáticas, tan solo el 3% alcanzó este rango.

Y si se hace una comparación con los índices de educación internacionales, el lugar de Colombia no es el mejor. Según el informe del Programa Internacional para la Evaluación de los Estudiantes (PISA), menos del 1% de los estudiantes logran un desempeño sobresaliente y la mitad no alcanza ni siquiera el segundo nivel.

En el PISA de 2009, en el que se evaluaron 65 naciones que juntas representan el 86% del PIB mundial, las deficiencias son notorias. En lectura, por poner un ejemplo, la gran mayoría está por debajo del nivel 2 (el 1 es el más bajo). El promedio mundial es de 494, mientras el de Colombia apenas llega a 413.

El panorama es aún peor en matemáticas: casi el 40% ni siquiera alcanza el primer nivel. Eso demuestra, según el PISA, “que la mayoría de los alumnos no logra el desempeño mínimo en el cual las personas están en capacidad de participar activamente en la sociedad”

 

últimas noticias