'No a la exploración de petróleo en San Andrés'

No dejó tranquilos a los habitantes de San Andrés el anuncio que hizo el pasado 18 de febrero la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), en el que afirmaba que suspendería la suscripción de contratos para exploración y producción de hidrocarburos en dos áreas ubicadas en los alrededores del archipiélago.

No descansaron ni siquiera con las declaraciones del director de la entidad, Armando Zamora, quien ratificó que no retomarían el proceso hasta que las autoridades ambientales se pronuncien sobre las restricciones ambientales en aquellos sitios.

Siguen preocupados los líderes ambientales de la región —en cabeza de la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Archipiélago de San Andrés Coralina— y también algunas fuerzas políticas —como el Partido Liberal— y representantes de la sociedad, quienes se dieron cita ayer en la isla en busca de un propósito: frenar definitivamente el proceso. Así lo explica June Marie Mow, directora de la Fundación Providence: “Estamos luchando para que la Agencia y el Gobierno desistan completamente. Para nosotros, este territorio debe ser declarado libre de exploración y explotación de combustibles fósiles y minerales”.

En el encuentro, convocado por el representante liberal a la Cámara por San Andrés Jack Housni, se recordó que San Andrés fue declarado por la Unesco en 2000 como Reserva de Biosfera Seaflower.

June Marie dice enfática que la isla es un territorio ancestral, de una minoría étnica y cultural; que el riesgo es demasiado grande; que está en juego un ecosistema muy frágil, el cual sostiene la economía, la seguridad alimentaria, “la misma existencia de las islas como tal”. Dice incluso que con esta práctica podría desaparecer el 50% de las playas de San Andrés.

Todavía no hay una última palabra de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, sólo la propuesta de reunirse con representantes de las comunidades isleñas para explicarles el alcance de este proyecto y la ratificación de que las compañías a las que les han sido adjudicadas áreas marinas cumplen con los requisitos y la experiencia para operar dichas áreas.