Nuevo capítulo en caso Chevron

La disputa judicial que libran el gobierno de Ecuador, 30.000 indígenas de la Amazonia y la gigante petrolera Chevron por el desastre ambiental que se presentó en la zona de Lago Agrio, entre 1964 y 1990, vivió ayer un nuevo episodio.

En febrero de este año, un juez ecuatoriano había fallado en contra de la Chevron, condenándola a pagar la que fue catalogada como la mayor multa ambiental de la historia: US$9.500 millones. Sin la posibilidad de hacer cumplir la sentencia en Ecuador, la batalla judicial se trasladó a Estados Unidos, donde meses más tarde el juez Lewis Kaplan bloqueó la multa.


Ayer, un tribunal de apelaciones de Estados Unidos anuló el fallo de Kaplan. Un evento que las dos partes reclamaron como una victoria.


“El fallo viene a reiterar lo que hemos venido diciendo desde un primer momento. Chevron abusó de las leyes y el juez Kaplan se apresuró a emitir un mandato judicial sin tener en cuenta las abrumadoras pruebas contra el gigante petrolero” , indicó a EFE la portavoz de los demandantes en EE. UU., Karen Hinton.


El vocero de la Chevron para América Latina, James Craig, aseguró que “la Corte Federal de Apelaciones para el segundo circuito emitió una orden que rechaza el intento de los demandantes ecuatorianos de recusar al juez Lewis Kaplan y confirmó la solicitud de la petrolera para que se emita un fallo definitivo de que la sentencia ecuatoriana es inaplicable”.


El caso de Lago Agrio ya lleva 18 años en los tribunales de los dos países y nadie sabe cuántos más pueda durar el pulso entre la petrolera y los ecuatorianos.