La obesidad superó a la desnutrición

El estudio sostiene que mientras cerca de 1.000 millones personas en el planeta sufren de hambre, unos 1.500 millones presentan sobrepeso.

“Aunque la producción mundial de alimentos alcanzaría para abastecer a toda la población del planeta, en 2011 cerca de mil millones de niños, hombres y mujeres se acuestan cada noche sin haber satisfecho su hambre”. Con esta frase se podría resumir el “Informe mundial sobre desastres 2011”, revelado ayer por la Cruz Roja y que tenía como centro la seguridad alimentaria mundial, el hambre y la malnutrición. Bekele Gelete, secretario general de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), dijo enfático durante el lanzamiento del informe: “es muy deprimente que estemos retrocediendo en un área tan vital como ésta”. Este estudio revela además que la obesidad –consecuencia también de la malnutrición– ya superó los índices de la desnutrición, afectando a 1.500 millones de personas en el planeta.

Aunque en Colombia la situación no es tan crítica como en algunos países africanos y asiáticos, las cifras no dejan de ser preocupantes: el 60,1% de la población en el nivel 1 del Sisbén padece de inseguridad alimentaria –tiene problemas con la disponibilidad, acceso oportuno y calidad de los alimentos–, mientras que en los estratos superiores ese indicados es del 27,8%; uno de cada diez menores entre 5 y 17 años presenta retraso en el crecimiento como consecuencia de la desnutrición, en las áreas rurales el porcentaje de niños afectados por esta problemática llega al 15,2 y en las urbanas al 7,9; las regiones más afectadas son Amazonas (31,5%), Vaupés (29,3% y Cauca (22,3%).

Walter Cote, director del Socorro Nacional de la Cruz Roja Colombiana, aseguró que los problemas de malnutrición que hay en el mundo no responden a un desabastecimiento de alimentos sino a la “falta de planificación y distribución”. Apuntó, además, que otra causante de este mal es la inestabilidad de los precios de los alimentos y aseguró que para evitar casos como el ocurrido en 2008 –cuando el precio del trigo subió hasta un 150%– la Cruz Roja propone la creación de un organismo regulatorio mundial.

La malnutrición es también causante de la obesidad, un mal que se está esparciendo por el mundo. Incluso, el informe de la Cruz Roja sostiene que las enfermedades relacionadas con la obesidad (las llamadas enfermedades no trasmisibles como las cardiovasculares y las cardiacas) están cobrando más vidas que el hambre: cerca de 2,4 millones al año. Y en Colombia precisamente esta es la principal preocupación: mientras la cifra de desnutrición siguen en descenso (en los últimos cinco años se redujo 17%) la obesidad pasó de afectar al 45,9% de los colombianos en 2005 al 52,2% en 2010.

“Las causas del hambre y la desnutrición son complejas y comprenden factores estructurales como la falta de inversión en la agricultura, el cambio climático, la volatilidad de los precios de los combustibles, la especulación con los productos básicos y las fluctuaciones de las fuerzas del mercado mundial”, sostiene el informe. En el análisis de la Cruz Roja también se hace un especial énfasis en las mujeres: “una de las causas más perniciosas de la malnutrición es la discriminación de género. Se calcula que el 60% de la población desnutrida del planeta son mujeres y, en algunos países, las niñas tienen el doble de probabilidades que los niños de morir de malnutrición”.

Temas relacionados