Proponen santuario para palma de cera del Quindío

El Instituto Humboldt emitió un comunicado en el que alerta a la sociedad colombiana para que se tomen urgentes medidas de conservación de las palmas de cera del Quindío, ante la amenaza de su desaparición en las próximas décadas.

El llamado atiende a un estudio de los investigadores Rodrigo Bernal y María José Sanín, del Grupo de Investigación en Palmas Silvestres Neotropicales de la Universidad Nacional de Colombia, quienes en un artículo publicado en la revista científica Colombia Forestal exponen cómo las palmas de cera del valle de Cocora, que ostentan el récord de ser las más altas del planeta (pueden alcanzar hasta 60 metros), se están muriendo de viejas sin dejar descendencia, por lo cual estiman que para el año 2060 el número de los palmares actuales se habrá reducido un 10% y para 2090 los palmares del valle de Cocora ya no existirán.

Por ello, el Instituto Humboldt apoya la creación de un Santuario Nacional de la Palma de Cera del Quindío en el valle de Cocora, como una adición al Sistema Nacional de Áreas Protegidas del país. “Se trata de una medida de emergencia para evitar la desaparición del árbol nacional colombiano en esa área”, dice el comunicado.

Según el Instituto Humboldt, la creación del Santuario Nacional de la Palma de Cera del Quindío en la parte alta del valle de Cocora, en un área aledaña al Parque Nacional Los Nevados, posibilitaría, además de evitar la pérdida del árbol nacional, multiplicar las poblaciones de la planta y desarrollar plenamente el potencial turístico que representa el tener las palmas más altas del mundo.

Para el establecimiento del santuario sería necesaria la adquisición de terrenos, lo cual se encuentra contemplado en la Ley 61 de 1985, que designó a la palma como árbol nacional de Colombia. De hecho, algunos de los predios de la zona son ya propiedad de la Corporación Autónoma Regional del Quindío (CRQ).

Por su parte, en el comunicado, el Instituto Humboldt dice que avala el estudio de los investigadores Bernal y Sanín y reitera la urgente necesidad de la toma de decisiones por parte de las autoridades ambientales nacionales para la declaratoria de un área protegida que permita la preservación de la especie.