Retirar reforma a la educación, mala idea

Aseguran que retirarlo, como proponen los estudiantes, retardaría el giro de recursos urgentes.

La ministra de Educación, María Fernanda Campo, citó a los representantes estudiantiles para debatir la reforma a la ley de educación, que ya comenzó su camino legislativo. Los estudiantes afirmaron que la primera condición para que se sentaran a dialogar era retirar el proyecto del Congreso. De lo contrario, dijeron, el paro se mantendrá.

Algunos han asistido a las reuniones. Ellos insisten en que la reforma “mercantiliza” la educación y afecta la autonomía universitaria. Sin embargo, luego de meses de concertación entre el Ministerio y la comunidad académica, ¿es conveniente retirar la reforma?

Pese a que han pedido a los estudiantes que retomen sus clases, los rectores de las universidades públicas y privadas han estado al margen de la situación. Retirar la reforma no está en sus posibilidades, porque las instituciones necesitan pronto los recursos adicionales que el proyecto girará a partir de 2012.

Y aunque algunas propuestas todavía preocupan a la academia , los rectores están satisfechos con las modificaciones que propone la iniciativa.

“El proyecto que presentó el Gobierno —dice José Fernando Isaza, rector de la Universidad Jorge Tadeo Lozano— es mejor que el original. El aumento de financiación, si bien no responde a todas las necesidades, es un aumento real”. Isaza señala que el paro estudiantil afecta las finanzas de las universidades y que es necesario que el debate continúe, pero en las aulas.

Ricardo Gómez, rector de la Universidad de Caldas, coincide con Isaza y agrega que “hay que dar un buen debate en el Congreso. Necesitamos más plata con o sin reforma”. De acuerdo con Gómez, la Universidad de Caldas requiere $3.000 millones adicionales en 2012, mientras que el proyecto les daría $1.400 millones.

El rector de la Universidad Nacional, Moisés Wasserman, afirmó que retirar el proyecto “es regresar a la Ley 30, que es peor”. Wasserman también hizo una advertencia que parece esencial, pero que la comunidad estudiantil no ha tenido en cuenta: radicar otro proyecto de ley demoraría más. A pesar de que “los recursos adicionales son insuficientes”, las universidades necesitan más dinero con urgencia y no pueden construir un nuevo proyecto de reforma. La iniciativa del Gobierno podría darle sostenibilidad “al menos por unos años” a las universidades.

Además de afectar la pelea que los rectores darán en el Congreso, el cese estudiantil de actividades también podría convertirse en un puntapié para el trámite de la Ley Estatutaria de Autonomía, que los rectores presentaron en junio de este año.

Reacciones

José Fernando Isaza
Rector Universidad Jorge Tadeo Lozano

“El proyecto que radicó el Gobierno es mejor que la propuesta original. El aumento de recursos, si bien no responde a todo, es un aumento real”.

Moisés Wasserman
Rector Universidad Nacional

“Hay que ir al Congreso a discutir la reforma. Retirarla sería regresar a la ley 30, que era peor. La construcción de una nueva ley sería buena en los próximos años”.

Ricardo Gómez
Rector Universidad de Caldas

“El proyecto es mucho mejor, hay más plata. No hay tanta, pero eso hay que mostrarlo en el Congreso”.

Luis Enrique Arango
Rector Universidad Tecnológica de Pereira

“Retirar la reforma no representa más deliberación. La discusión es dentro del Congreso. No es un operativo para silenciar a la sociedad”.

 

últimas noticias

BMW actualiza la serie F

El carro que busca competir con las aerolíneas