"Que retiren la reforma a la educación"

Alumnos de universidades públicas se unieron para rechazar el proyecto radicado en el Congreso. Insisten en que presupuesto es insuficiente.

El mismo viceministro de Educación, Javier Botero, reconoce que fue imposible llegar a un consenso con los estudiantes sobre el proyecto de reforma a la educación superior —que fue radicado el pasado lunes en el Congreso—. Y ese, precisamente, es el argumento que llevó a los estudiantes de las universidades públicas a anunciar un paro nacional. Dicen que el Gobierno ignoró sus sugerencias, entregadas directamente a la ministra María Fernanda Campo durante los foros regionales que presidió para discutir la reforma. Piden que el proyecto sea retirado del Congreso y se declaran en cese de actividades permanente hasta que eso suceda.

Así lo ratificaron ayer en el salón Constitución del Congreso, en una rueda de prensa en la que además denunciaron “amenazas, hostigamiento y persecuciones” por su rechazo directo a la reforma a la educación con las reglas que estableció el Gobierno. A pesar de que el punto más polémico de esta iniciativa —que buscaba inyectarles presupuesto privado a las universidades públicas— fue retirado, los estudiantes afirman que es aún más grave el pobre financiamiento que plantea el proyecto para las universidades públicas.

“La reforma no soluciona de fondo el problema de la financiación de las universidades públicas ni el déficit, que es de unos $700 mil millones”, dice enfático Carlos Galeano, líder estudiantil de la Universidad de Antioquia, institución que se encuentra en paro desde el 14 de septiembre.

Y con él coincide el secretario general de la Federación de Estudiantes, Jairo Rivera, quien criticó que el Gobierno estuviera planteando ampliar los cupos en las universidades públicas de 20 mil a 600 mil, sin incrementar radicalmente los recursos. “Eso quiere decir que tendremos estudiantes de $100 mil”, dijo, y cuestionó la calidad de la educación en esas condiciones.

Laura Ligarreto, integrante del Consejo Superior Universitario de la Universidad Nacional, aseguró que en menos de una semana la institución se sumará al paro nacional. Las razones: “Nunca conciliaron con nosotros el proyecto. Queremos construir una reforma sobre la base de la realidad nuestra. El aumento presupuestal no es suficiente, desconoce los gastos nuevos en los que están entrando las universidades en los últimos años, no nos devuelve la estabilidad económica”.

La ministra Campo ha explicado que además de los $2,2 billones que se giran cada año a las universidades públicas, se invertirán otros $600.000 millones en los próximos tres años.