Tribunal indio niega patente a farmacéutica Novartis

Un farmacéutico enseña un paquete del fármaco imatinib, para tratar el cáncer, genérico del glivec de Novartis.  / EFE
Un farmacéutico enseña un paquete del fármaco imatinib, para tratar el cáncer, genérico del glivec de Novartis. / EFE

Con una decisión histórica, la Corte Suprema de la India le puso ayer punto final a la batalla legal que durante seis años libró la farmacéutica suiza Novartis en ese país y que ahora se convierte en referencia frente a la guerra de precios entre medicamentos genéricos y genuinos.

El alto tribunal le negó a la empresa la patente sobre una nueva versión del mesilato de imatinib (medicamento anticancerígeno comercializado como gleevec en Estados Unidos y glivec en el resto del mundo) alegando que la nueva fórmula responde a la modificación de un producto anterior y no a una innovación, por lo que “no satisface los criterios de novedad o creatividad” requeridos por la legislación india.

La sentencia fue calificada por los activistas como una medida de impacto mundial que asegurará que los enfermos pobres del mundo sigan teniendo acceso continuo a las versiones genéricas y más baratas de este medicamento, usado en el tratamiento de la leucemia mieloide crónica y otros tipos de cáncer.

Al expirar la patente de un medicamento, los fabricantes de genéricos pueden producirlo legalmente, lo que les permite fabricar medicamentos sin asumir los costos de investigación y desarrollo.

Para ejemplificar, en el caso del glivec, mientras el anticancerígeno de la empresa suiza cuesta unos US$2.600 por paciente al mes, las copias indias valen unos US$200.

Novartis, que durante años argumentó que la nueva fórmula del medicamento hace que sea absorbido más rápidamente por el organismo y que la patente protegería la inversión destinada para este avance, expresó que la decisión amenaza sus iniciativas de innovación dentro de la industria farmacéutica. “El fallo es un revés para los enfermos, pues la protección de patentes es fundamental para fomentar la inversión en la investigación” dijo Ranjit Shahani, vicepresidente y director general de Novartis India.

Lo que quedó claro con el fallo (aunque la compañía suiza tiene 90 días para apelar la sentencia) es que la legislación india limita la capacidad de los laboratorios farmacéuticos de obtener nuevas patentes introduciendo apenas pequeñas modificaciones en las fórmulas (un proceso denominado “evergreening”). La decisión permite que los laboratorios de medicamentos genéricos continúen produciendo su propia versión de glivec.

“Es el veredicto más importante de medicina en la India”, afirmó Lina Menghaney, vocera de Médicos Sin Fronteras (MSF), quien añadió que una victoria de Novartis hubiese creado un precedente en la concesión de patentes, lo que habría puesto en peligro el papel de India como principal proveedor de medicamentos genéricos a los países en desarrollo. Se calcula que la industria de medicamentos genéricos de ese país representa unos US$26.000 millones.

Temas relacionados