'Vamos a llegar hasta las últimas consecuencias'

Insisten en un reajuste salarial del 30% y aseguran que no levantarán los bloqueos hasta llegar a un acuerdo con las directivas, quienes señalan que no tienen presupuesto para el aumento que les piden.

Desde el 20 de febrero los trabajadores se tomaron la universidad.  /Luis Ángel
Desde el 20 de febrero los trabajadores se tomaron la universidad. /Luis Ángel

“El paro de los trabajadores es apenas una arista de la grave crisis por la que pasa la Universidad Nacional”. La frase es de uno de los alumnos de la institución, que ayer al mediodía les hablaba a sus compañeros a través de un megáfono en una de las plazoletas del campus. A pocos metros del grupo de estudiantes, justo en la entrada de la universidad por la calle 26, decenas de trabajadores del Comité Pro Mejora Salarial continuaban reunidos con el fin de exigir reajustes salariales.

El lugar se ha convertido en un campamento permanente en el que los funcionarios pasan día y noche, desde el 20 de febrero cuando se convocó al paro y se paralizaron las clases. Allí permanecerán hasta que lleguen a un acuerdo con las directivas de la universidad para que aumente sus salarios en un 30%, como le dijo a El Espectador Juan Carlos Arango, vocero del Comité. “Desde septiembre presentamos la propuesta y esta es la hora en la que ni el Gobierno ni las directivas de la universidad dan respuesta”, señala Arango. Las directivas del centro estudiantil han señalado que no cuentan con los recursos para este aumento.

Empleados de la Universidad Nacional sede Palmira también cesaron actividades y, según Arango, los trabajadores de la sede Medellín se unirán al paro esta semana.

Aunque el pasado lunes los trabajadores se reunieron con una comisión de la universidad para discutir el pliego de peticiones, y entre los planes de la dirección estaba que el paro se levantara esta misma semana, no pudieron ponerse de acuerdo: ayer los trabajadores bloquearon la calle 26 al mediodía, para impedir el paso del Transmilenio y de algunos vehículos.

En palabras de Ana Rita Rodríguez, delegada del mismo Comité y diseñadora editorial, “definitivamente la mesa de diálogo se fragmentó porque los delegados de la comisión no aceptaron las propuestas de los trabajadores y lo único que pretendían era levantar la manifestación”. Según Rodríguez, “estamos enfocados en buscar la protección de los trabajadores, es justo que se haga una nivelación salarial después de 16 años con mínimos aumentos”.

En cuanto al número real de manifestantes, mientras el Comité asegura que son cerca de 1.200, el rector de la Universidad Nacional, Ignacio Mantilla, había señalado que no superan los 500. Lo cierto es que no todos los empleados de la universidad están en paro.

Así lo confirmó Elizabeth Montoya, vocera del Sindicato de los Trabajadores y Empleados Universitarios de Colombia (Sintraunicol), que reúne a cerca de 500 funcionarios de la Universidad Nacional en tres sedes en el país: “no estamos haciendo bloqueos porque no creemos que sea la forma de llegar a un acuerdo, pero sí estamos sentados en la mesa de negociación buscando una nivelación de los salarios”.

De acuerdo con Sergio Fernández, vocero de la MANE y representante estudiantil de la Universidad Nacional, la exigencia de los trabajadores es justa, pero señala que sería conveniente que el Comité y el Sindicato se unieran para buscar las mejoras.

Si el cese continúa, el calendario del semestre podría verse afectado. Sin embargo, ayer, a través de un comunicado oficial, las directivas de la institución aclararon que no han contemplado la cancelación del semestre, como se rumoraba ayer en la mañana.

Por ahora, los trabajadores piensan quedarse en la universidad y no volver a casa sin un aumento salarial. Así lo resume Rodríguez: “Vamos a llegar hasta las últimas consecuencias y aquí nos vamos a quedar hasta que nos resuelvan la situación”.

Temas relacionados

 

últimas noticias