Virus para curar el cáncer

El uso de agentes virales es la nueva apuesta de la medicina en su lucha contra los tumores. Un grupo de médicos en Canadá trató a 23 pacientes con el de la viruela.

Reclutar virus para ganar la lucha contra el cáncer es una de las últimas estrategias en la que están poniendo su fe los científicos en distintos laboratorios del mundo. En unos años, la quimioterapia y la radioterapia podrían comenzar a parecernos tratamientos obsoletos y primitivos comparados con estos más inteligentes y con suerte más efectivos.

Esta semana, un grupo de trabajo de la Universidad de Ottawa, comandado por el profesor John Bell, reportó en la revista Nature que habían inyectado el virus de la viruela bovina a 23 pacientes con cáncer.

Este virus es el mismo que sirvió hace más de 200 años a Edward Jenner para fabricar la primera vacuna de la historia y erradicar de la Tierra una de las enfermedades más temidas. La esperanza ahora es que ayude a curar ciertos tipos de cáncer.

Bell indicó que están “muy contentos porque es la primera vez en la historia médica que una terapia viral ha mostrado su multiplicación en tejido canceroso tras ser inyectada de manera intravenosa”. En otras palabras, el virus que están usando, una vez entra al cuerpo busca las células tumorales y no las normales; primera condición de toda terapia viral. Una vez adentro, las destruyen; segunda condición para una buena terapia.

Aunque los pacientes tratados no se curaron del cáncer, sí se logró retrasar su desarrollo. Como el experimento fue diseñado para demostrar que el virus no es dañino, la siguiente tarea será demostrar que sí puede ser efectivo en el tratamiento de cánceres que incluso se han diseminado por el cuerpo.

Carlos Arturo Guerrero, coordinador del laboratorio de biología molecular de virus, de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional, es optimista sobre lo que puede traer para el progreso de la medicina el uso de virus. Explica que los científicos se han embarcado en una “carrera” donde el reto es “lograr un virus que cobije el mayor número de cánceres”.

Al menos 30 virus distintos están siendo investigados como armas contra el cáncer. Guerrero, por ejemplo, se inscribió en esta carrera con los rotavirus, causantes de graves diarreas en niños, y que ha investigado por más de dos décadas.

“El rotavirus afecta el intestino de los niños y produce enfermedad, pero cuando pasa a la sangre no se ha demostrado que infecte otros órganos”, explica Guerrero. Dice que cuando pensó en esto se dijo a sí mismo: “blanco es, gallina lo pone”. Por ahora el trabajo va en la primera etapa: demostrar en el laboratorio que puede destruir líneas celulares. No está seguro, con más de 50 años, que la vida le alcance para hacer pruebas en modelos humanos. Pero eso no lo desanima: “Hasta que la vida me permita manejar una pipeta en el laboratorio, voy a seguir intentándolo”.

 

últimas noticias