Wikipedia, ¿censurada?

El buscador Google borró 50 enlaces de la enciclopedia virtual por el “derecho al olvido”.

Geoff Brigham, consejero general de la Fundación Wikimedia; Lila Tretikov, jefa ejecutiva de la fundación, y Jimmy Wales, cofundador de Wikipedia, durante la rueda de prensa en Londres este miércoles. / AFP

El 13 de mayo de 2014, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) tomó la decisión de otorgar a los usuarios de Google y demás buscadores de internet el derecho a exigir que borren su información personal conservada en servidores. La sentencia ya está afectando a Wikipedia. La enciclopedia ha visto que el buscador eliminó de sus resultados más de 50 enlaces a sus artículos.

Durante la presentación del primer Informe de Transparencia en Londres, los responsables de la Fundación Wikimedia, la organización sin ánimo de lucro que gestiona la enciclopedia virtual, denunciaron que la decisión judicial es un golpe a la libertad de conocimiento y rechazaron la desaparición de los artículos en Google.

Aunque 50 enlaces no parecen muchos entre miles, para la directora ejecutiva de la Fundación Wikimedia, Lila Tretikov, la aplicación de la sentencia “está minando la capacidad de la gente de acceder libremente a registros precisos y verificables sobre personas y acontecimientos”. Para ella, “el impacto en la Wikipedia es directo y crítico”.

Jimmy Wales, cofundador de Wikipedia, también resaltó durante esta reunión en Londres que “conocer la historia es un derecho humano. Lo peor que puede hacer una persona es tratar de forzar el silencio de otra”.

En la última semana, Google ha recibido cinco peticiones para borrar enlaces hacia Wikipedia, reveló Wales, y lamentó que los buscadores no estén obligados a divulgar la información que se elimina de sus búsquedas. Anunció, además, que Wikipedia publicará un listado con todos los “enlaces censurados” de su contenido en Europa.

Como consecuencia de la sentencia que enfrentaba a Google con la Agencia Española de Protección de Datos (TJUE), la Fundación Wikimedia también se pronunció y afirmó que los resultados de las búsquedas en Europa se están desvaneciendo sin una explicación pública, sin pruebas reales, sin revisión judicial y sin proceso de apelación.

Google recibió más de 12.000 peticiones de ciudadanos europeos para borrar sus datos del buscador durante la primera jornada en la que estuvo activo el formulario para tramitar esas quejas.

El paso a seguir es que el buscador examina esas peticiones y elimina los resultados que incluyan información obsoleta sobre el solicitante, así como información sobre estafas financieras, negligencia profesional y condenas penales, entre otros aspectos.

“Creemos que esta forma de censura es inaceptable. No podemos construir la suma de todo el conocimiento humano sin algunas de las fuentes fundamentales, basándonos en documentos editados”, sostuvo Lila Tretikov, de la Fundación Wikimedia.

Desde mayo se avivó el debate sobre si el fallo por el derecho al olvido representa una victoria de la privacidad que protege los datos personales de los ciudadanos europeos o si lleva a la restricción de la información y a la censura.

Temas relacionados