Alto turmequé

Mucha angustia se vive últimamente en la Casa de Nariño. No sólo por el revés que significa que el Congreso pueda votar artículo por artículo todas las leyes del fast track para la paz, sino porque la línea liberal de la Corte Constitucional parece haberse perdido.

Preocupación

Mucha angustia se vive últimamente en la Casa de Nariño. No sólo por el revés que significa que el Congreso pueda votar artículo por artículo todas las leyes del fast track para la paz, sino porque la línea liberal de la Corte Constitucional parece haberse perdido. Ya muchos ubican al recién posesionado magistrado Carlos Bernal en la línea conservadora que tiene muchos reparos con la implementación de la paz. A eso se sumaría que parece inminente la elección, la próxima semana, del candidato Álvaro Andrés Motta, exalumno del magistrado conservador Luis Guillermo Guerrero y del círculo de Hernando Yepes Arcila, muy crítico del proceso. Motta ya aseguró los votos del Centro Democrático y el Partido Conservador. Entretanto, los votos de liberales, la U, Cambio Radical y los verdes están divididos entre los otros dos candidatos más afines a la paz: Alejandro Ramelli y Diana Fajardo. ¿Qué pasará?

La despedida

El viernes pasado, en su primer día como exministro del Interior, Juan Fernando Cristo terminó de despedirse con un jalón de orejas de una líder del Putumayo. Fátima Muriel, también invitada al encuentro “La inclusión y la educación, pilares para la paz”, de Colombia 2020, después de que Cristo terminara de dar un balance esperanzador de la política de restitución de tierras, lo increpó con un dato revelador: que las viudas de la guerra en el Putumayo no pueden retornar a sus tierras porque éstas están en manos de empresas petroleras y mineras. Y remató: “Muchas de esas viudas estaban en los 12 barrios que la avalancha de Mocoa se llevó”.

En carrera

Aún faltan tres meses para que se cumpla el período del actual auditor general de la República, Felipe Córdoba Larrarte, y ya se empezó a sentir en la Corte Suprema de Justicia y en el Consejo de Estado el lobby de los aspirantes. En la extensa lista se destacan dos candidatos por haber sido pupilos de la excontralora Sandra Morelli, quien en su momento fue poderosa en el Consejo de Estado. Se trata de Raimundo Vélez, mano derecha de la excontralora, y Nelson Isaziga, quien fuera el contralor delegado para la Infraestructura y que aún no ha definido si va a aspirar él o la campaña la hará para su novia, Verónica Peláez. En pocos meses se conocerá qué tanto poder le queda a la doctora Morelli, procesada por las presuntas irregularidades que se habrían presentado durante la celebración del contrato de arrendamiento de la que fuera la sede de la Contraloría en su período.

Señal azul

Nada frena las gazaperas políticas cuando de cuotas burocráticas se trata. Ni siquiera el escándalo de Odebrecht ha persuadido a los partidos. La nueva joya de la corona a disputar es la dirección del Invías, que todo indica pasará a ser del Partido Conservador.

Muy político

Aún falta un año para que finalice el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y en Palacio ya se siente el desgaste. Un gran malestar se percibe por los lados del Ministerio de Agricultura y del Ministerio de Defensa, por cuenta del director de Asuntos Políticos, Miguel Pico, quien al parecer, según lo manifestaron algunos funcionarios, no oculta cada vez que puede que los jefes de esas carteras no son de sus afectos.

Inconformes

En el debate de control político que se llevó a cabo en la Comisión Primera de la Cámara de Representantes, sobre la crisis carcelaria que afronta el país y que parece agravarse, ocurrió algo que pocas veces se presenta en el recinto del Congreso. Los citantes se declararon insatisfechos con las respuestas de la directora de la Unidad de Servicios Penitenciarios y Carcelarios (Uspec), María Cristina Palau, y el director del Inpec, brigadier general Jorge Luis Ramírez Aragón. Los cuestionamientos fueron innumerables, desde haber reducido el gramaje de la alimentación a los reclusos hasta el allanamiento que en días pasados realizó la Fiscalía General de la Nación a la unidad. Uno de los más vehementes fue el representante José Caicedo Sastoque, a quien, finalizado el debate, la doctora Palau se le acercó, lo invitó a que conociera la Uspec y él le contestó que con mucho gusto, pero después de que responda a un nuevo debate, esta vez en plenaria.

Muy visitado

Desde hace varias semanas, uno de los apartamentos más concurridos del norte de Bogotá es el del exministro y exfiscal Alfonso Gómez Méndez, por cuenta de su inminente nombramiento como jefe de la cartera de Defensa, en reemplazo de Luis Carlos Villegas. Desde el general Alberto José Mejía, comandante del Ejército, hasta los oficiales en retiro Miguel Gómez Padilla e Ismael Trujillo Polanco han asistido a los famosos desayunos del doctor Gómez, sin contar toda clase de funcionarios y políticos. El problema es que ese ministerio es técnico y no político, así que serán muy pocos los elegidos. Con Gómez allí y el general Óscar Naranjo como vicepresidente, es inminente un remezón en la Policía Nacional.

A tono

A propósito del Año Colombia-Francia, el 23 de junio, en la emblemática Philharmonie de París, habrá un gran concierto de la Orquesta Sinfónica Binacional, integrada por 106 jóvenes instrumentistas de los dos países que estrenarán tres obras comisionadas a compositores colombianos y franceses. La dirección musical de la orquesta será compartida por los directores Nicolás Agullo y Juan Pablo Valencia.

Temas relacionados