Alto turmequé

24 de junio de 2018

Coincidencias en Rusia

Mucha sorpresa generó la nómina que presentó la selección de Colombia en su primer partido del Mundial de Rusia el pasado martes, privilegiando a futbolistas con poca experiencia y que no habían sido protagonistas durante las eliminatorias. Y como se perdió ante Japón, los análisis de esa formación han sido implacables. Pero también las suspicacias, por la coincidencia de que tres de esos jugadores tengan relación con el agente de jugadores Norman Capuozzo, quien representa a Juan Fernando Quintero y a José Izquierdo, y además se dice que está sirviendo como intermediario para un posible contrato de Jefferson Lerma con el Bournemouth inglés.

Suspicacias en Rusia

Esta coincidencia revivió una vieja queja sobre el cuerpo técnico colombiano por la presencia de Pascual Lezcano, yerno del técnico José Pékerman y en el pasado agente de jugadores también. No hay documentos que lo prueben, pero el comentario es que cuando comenzaron esas críticas, Lezcano cedió sus negocios como agente al venezolano Capuozzo. Refuerza las suspicacias el hecho de que la primera vez que Izquierdo fue llamado a una gira de amistosos por Europa fue en junio del año pasado, precisamente cuando Capuozzo negociaba su transferencia al Brighton inglés, que exige participación en selecciones nacionales como condición para reemplazar a un trabajador inglés. En entrevista con Alejandro Pino el pasado viernes, Capuozzo negó que tenga relación alguna con Lezcano. ¿Hasta dónde llegarán los comentarios si Colombia no tiene un buen resultado hoy? Veremos.

La vicepresidente

Durante el proceso de empalme entre el gobierno de Juan Manuel Santos y el de Iván Duque, los ministros María Lorena Gutiérrez, de Comercio; Mauricio Cárdenas, de Hacienda, y Alfonso Prada, secretario general de la Presidencia, y Óscar Naranjo, vicepresidente, le preguntaron a Marta Lucía Ramírez cómo quería que la llamaran; vicepresidenta, señora vicepresidenta o la vicepresidente. Les respondió: “Yo soy la vicepresidente. Y seguramente eso me va a traer problemas con las feministas radicales que toman la cosa gramaticalmente, pero no soy de ese nivel de radicalismo. El que más me gusta es la vicepresidente”. Sus seguros compañeros del gobierno entrante, María Paula Correa, secretaria privada de Duque, y Alberto Carrasquilla, el jefe de empalme, tomaron nota.

A la carta

Otro de los encuentros de este proceso de transición se realizó en la Procuraduría General de la Nación, donde el procurador Fernando Carrillo ofreció el jueves un almuerzo para delegados de Santos y de Duque, y los presidentes de las altas cortes de justicia, incluida la Justicia Especial para la Paz. El menú fue una especie de invitación a encontrar un punto de equilibrio entre unos y otros: entrada, crema de alcachofas; plato fuerte, langostinos al pastis en leche de coco, espárragos a la parrilla y arroz salvaje; postre, fresas al vodka acompañado de café de Colombia o infusión al gusto.

La cita

Muchas fueron las manifestaciones en memoria del fallecido general Manuel José Bonnet Locarno y su legado en las Fuerzas Militares. Sólo nos llegó una en contra. En el libro Frechette se destapa, el largo diálogo del embajador de Estados Unidos en Colombia en los años 90, Myles Frechette, con el periodista colombiano Gerardo Reyes, publicado bajo el sello editorial Planeta, se lee: “Muchos de los generales eran brutísimos… No era que los despreciara, incluso fui a tirar al blanco con Bonnet, hablé mucho con Hárold Bedoya, pero me di cuenta de que los dos eran incapaces, que no sabían qué diablos hacer, el Ejército colombiano se había vuelto una fuerza de cuartel incapaz de hacerle frente a la guerrilla… los grandes oficiales del Ejército eran muy decepcionantes, eran generales de cuartel de mucha ‘hablantería’, muy teatrales”. Un allegado a quien fuera comandante del Ejército, dijo que no le extraña la alusión porque Bonnet y Bedoya eran los únicos capaces de cantarle la tabla al “entrometido”.

Muy afinados

Carmina Burana, la elogiada producción del Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, estrenada en 2013, está en racha de éxitos. Esta original propuesta escénica de la cantata de Carl Orff, creada por Tino Fernández y Juliana Reyes, cabezas de la compañía L’Explose Danza, se presentó con la Orquesta Filarmónica de Bogotá y sus coros en una exitosa temporada con cuatro funciones con boletería agotada. Y como si fuera poco, sus creadores, acompañados de los bailarines de L’Explose y tres técnicos, empacan maletas porque viajarán a Lima, Perú, para presentarla en el Gran Teatro Nacional los días 18, 19 y 20 de julio. Esta es la primera colaboración entre los dos teatros y marca la internacionalización del Teatro Mayor colombiano como productor de espectáculos musicales.

Diplomacia oriental
A propósito del Mundial, al día siguiente del triunfo de Japón sobre Colombia el embajador de ese país, Keiichiro Morishita, fue largamente felicitado en el Teatro Colón durante la ampliación de una alianza con el Ministerio de Cultura y cuatro pueblos de Colombia que contarán con nuevas bibliotecas, gracias a una inversión de $1.373 millones. Los alcaldes municipales Óscar Javier Quitiaquez Quitiaquez (Aldana), Luis Guillermo Álvarez González (Cisneros), Gelmis Chate Rivera (Inzá) y Milton Oswaldo Fernández Alfonso (San Luis de Gaceno) agradecieron la generosidad y reconocieron el mérito deportivo de los nipones. El diplomático sólo hizo reverencias a pesar de que alguien le preguntó si era el desquite del 4-1 que Colombia le propinó a su selección en Brasil 2014. La única cifra a la que se refirió es que Japón ha ayudado a construir 47 nuevas bibliotecas en el país y pronto llegará a las 50.

 

 

últimas noticias

Alto turmequé

Alto turmequé

¡Ay, Netflix!

Alto turmequé