Alto turmequé

Domingo 19 de agosto de 2018

La voz

Si el gobierno de Iván Duque buscaba una personalidad fuerte al frente del Ministerio de Defensa, la encontró en Guillermo Botero Nieto. Esta semana retumbó su discurso exigiendo a las Fuerzas Militares y la Policía “recuperar el carácter combativo, el ímpetu, la voluntad de lucha”. Incluso altos mandos, que sabían de su carácter desde su paso por la presidencia de Fenalco, voltearon a mirarlo. Una excompañera del hoy ministro de Defensa fue la menos sorprendida, teniendo en cuenta que lo conoció como la principal voz de tenor del coro de la Universidad de los Andes, mientras él estudiaba derecho. Ahora sólo le falta cogerles el paso a los generales en las ceremonias militares.

Saber perder

Con 33 votos de 44 posibles, el jueves pasado José Félix Lafaurie se ganó el apoyo de la bancada del Centro Democrático en la elección del nuevo contralor general, que se hará mañana en sesión plena del Congreso, citada para las 2:00 de la tarde. Sin embargo, los últimos acontecimientos no le aseguran el respaldo del uribismo, que tiene previsto un encuentro este mismo lunes en la mañana para definir su última palabra. En voz baja hay quienes rumoran que lo mejor es tirar para el lado de Felipe Córdoba, que ya tiene el respaldo de liberales, conservadores, la U, Cambio Radical y algunos de la oposición, para no dar la imagen de derrota. Siendo así, Lafaurie estaría pensando en retirar su aspiración, más aún cuando se dice que Tomás Uribe, uno de los hijos del expresidente Uribe, le hizo abierta campaña al exauditor Córdoba.

Haciendo memoria

A propósito, en 2002, cuando Antonio Hernández Gamarra fue elegido contralor general, el hoy canciller, Carlos Holmes Trujillo, tenía los votos asegurados para ganar la Contraloría. Sin embargo declinó su candidatura y pidió a la Corte que buscara un nuevo candidato. ¿Por qué? Quería evitar una controversia jurídica y un conflicto ético, pues su hermano, José Renán Trujillo, era senador. Hoy, José Félix Lafaurie, polémico candidato del uribismo, se enfrenta a una disyuntiva similar porque su esposa, María Fernanda Cabal, es senadora. Recuerda Hernández que el presidente Álvaro Uribe, entonces recién posesionado, consideraba que el contralor no podía ser del mismo partido político del gobierno. ¿Seguirá pensando lo mismo?

De visita

Por estos días, en los pasillos del Congreso, mientras funcionarios y parlamentarios se acostumbran a ver a los exguerrilleros de la FARC, algunos notaron el regreso de visitantes que por motivos judiciales se habían alejado de la arena política, por ejemplo Eleonora Pineda y Rocío Arias, exparlamentarias condenadas dentro de los escándalos de la parapolítica. Hay quien espera un reencuentro entre Arias y la hoy ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez. La primera acusó desde la cárcel a la segunda de nexos con paramilitares y amenazas en su contra.

Gran pantalla

La polémica diplomática que desató que el Gobierno colombiano haya reconocido a Palestina como Estado independiente se trasladará a las salas de cine nacionales. El 13 de septiembre se estrenará aquí la película Detrás de las colinas, que cuenta la historia de David Greenbaum, un hombre que vuelve a casa con su familia, después de haber sido parte de las fuerzas armadas de Israel por 27 años. Fue escogida entre los mejores filmes de los Premios de la Academia de Cine en Israel y nominada en el Festival de Cannes. Enterados de ello, empresarios del cine piensan armar en Bogotá un ciclo de cine palestino para que los colombianos tengamos las dos miradas del séptimo arte.

De pantalones

En las óperas barrocas de finales del siglo XVII y todo el siglo XVIII era común la presencia de cantantes masculinos a quienes castraban en la infancia para que conservaran voces agudas. El gran Farinelli es uno de los más recordados. En el siglo XIX, una vez terminó esta práctica, algunos compositores decidieron escribir roles masculinos para que los interpretaran mujeres, tal y como hizo Richard Strauss en El caballero de la rosa, en donde el papel del joven Octavian se escribió para que lo interpretara una mezzosoprano. Esta obra emblemática del compositor alemán se presentará por primera vez en Colombia en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo los días 1º, 5 y 8 de septiembre y la encargada de darle vida al galán de la ópera es la estadounidense Angela Brower, experta en estos roles, conocidos como papeles travestis. Esta megaproducción es posible gracias a la unión del Teatro Mayor, la Ópera de Colombia, la Orquesta Filarmónica de Bogotá y el Teatro Municipal de Santiago
de Chile.