contenido-exclusivo

Alto turmequé

Domingo 2 de junio de 2019.

No se había visto tan emocionado a James Rodríguez en un evento público en Colombia como esta semana, durante la presentación de su propio videojuego, “Warrior Children” (“Niños guerreros”), diseñado con tecnología japonesa para recolectar fondos destinados a la lucha contra el cáncer infantil en Colombia, con el respaldo de la fundación del futbolista Colombia Somos Todos y el hospital pediátrico La Misericordia. James recordó que creció influido por la tecnología nipona y su mente se alimentó de la serie de dibujos animados “Supercampeones”. Pertenece a la que los psicólogos infantiles llaman generación Play Station. Ahora es un héroe, como lo fue para él Tsubasa Ozora (Oliver Atom en el anime en español), de quien aprendió lemas como “tener corazón”, “ser valiente”, “luchar por lo que se ama”, “pensar positivamente”. Mensajes que compartió con los pequeños héroes enfermos. Dijo estar más feliz que la primera vez que lo incluyeron en el videojuego anual de la FIFA.

Así es la política

Esta semana se esperaba que la plenaria del Senado aprobara en último debate el proyecto anticorrupción que elimina el beneficio de casa por cárcel para los corruptos, derivado de la consulta anticorrupción. Sin embargo, la iniciativa no ha logrado el apoyo de las mayorías, que ven con desconfianza una medida que afecta directamente a los llamados ladrones de cuello blanco. Según se rumora en el Capitolio, hubo un acuerdo entre parlamentarios para postergar el mayor tiempo posible el debate, primero con un alud de impedimentos, que pasaron de 30, y después con la excusa de que aún no hay un fiscal en propiedad, dada la renuncia de Néstor Humberto Martínez. “Como nadie quería echarse ese muerto encima, le pidieron al senador de Cambio Radical, José Luis Pérez, que pidiera aplazar la discusión hasta que la Corte Suprema eligiera nuevo fiscal. Él lo hizo y, claro, quedó en el ojo del huracán, pero sus compañeros lo dejaron solo”, contó un congresista. Ahora Pérez, al sentirse traicionado, ha solicitado revivir la discusión del proyecto.

En veremos

Sin mayor ruido, el Senado de la República viene aplazando la votación de los ascensos de 13 miembros de la Fuerza Pública, entre ellos el general Nicacio de Jesús Martínez Espinel, comandante del Ejército. Aunque hace algunas semanas había prácticamente unanimidad para que el Congreso le diera luz verde a la promoción de los uniformados, el panorama se ha enrarecido por cuenta de las investigaciones de The New York Times sobre el presunto riesgo de que, por una directriz, regresaran los falsos positivos. Antes de la citada publicación, el plan era votar en bloque los ascensos. Sin embargo, un sector de parlamentarios ha pedido votar de forma independiente el del general Martínez, pues su rúbrica aparece en la polémica directriz.

Corre, corre

Un ambiente de mucha presión se vive en el Congreso de la República por cuenta de la reforma al sector de tecnologías de la información y las comunicaciones. Su trámite ha atraído una nube de lobistas que gravitan frenéticos sobre el Capitolio Nacional. “No entiendo por qué esta ley atrae tantos intereses. Incluso, ni para las objeciones me llamaron tanto del Gobierno a pedir ayuda”, relató un senador liberal. El Gobierno está tan temeroso de que el proyecto no se apruebe que el martes se vio a la ministra de las TIC, Sylvia Constaín, de un lado para otro buscando apoyos. Del almuerzo con el liberalismo se le vio salir corriendo por los pasillos del Congreso para atajar a los congresistas de Cambio Radical que discutían en bancada si apoyar o no la iniciativa.

Divididos

El partido político FARC tiene mucho que conciliar a nivel interno para unificar su agenda y proyectos. Eso quedó en evidencia apenas se produjo la liberación de Jesús Santrich. Todos los dirigentes acordaron reunirse en la sede del movimiento para recibirlo, pero hubo malestar porque nunca llegó Rodrigo Londoño, antes Timoleón Jiménez y cabeza de la exguerrilla. Andrés París, a quien se considera de la línea de Iván Márquez, no dudó en criticarlo y, enterado, Timo envió fotos desde Tumaco, entre cultivos de coliflores, donde visitó proyectos productivos de los excombatientes comprometidos con la paz.

Por la verdad

Durante el encuentro Hablemos de Verdad, organizado en Bogotá por Colombia 2020 de El Espectador, el exjefe paramilitar Luis Eduardo Cifuentes, llamado el Águila, sorprendió a Rodrigo Londoño al saludarlo con la palabra camarada. Ante la sorpresa del exjefe militar de las Farc, Cifuentes le contó que su papá fue militante de las guerrillas liberales y él de la Juventud Comunista, pero la vida lo llevó a las Autodefensas Unidas de Colombia. Dieron su testimonio y participaron en un acto de reconciliación que permitió detalles como que el exguerrillero Timochenko le prestara el micrófono a su antiguo enemigo cuando el de éste le falló. Lo importante es que cumplan su compromiso ante la Comisión de la Verdad.

Eco literario

En un pasillo del Palacio de Nariño se comentó en tono de broma que el autor menos leído allí es Juan Gabriel Vásquez. Esto porque se supo y se verificó que en una entrevista publicada por el diario El País de España se declaró firme defensor del posconflicto y ahora pesimista frente al mandato de Iván Duque, porque “el Gobierno ha sido, más que negligente, cómplice de todos los que han querido entorpecer el proceso de paz, y eso puede tener consecuencias sociales muy graves. Ya las está teniendo, como el asesinato de guerrilleros desmovilizados, en algún caso por miembros del Ejército colombiano”.

El mediador
Esta semana se desarrolló la segunda ronda de conversaciones entre los delegados del presidente Nicolás Maduro y la oposición venezolana. La reunión se produjo a puerta cerrada y en un lugar reservado de Noruega. El facilitador ha sido el diplomático noruego Dag Nylander, un hombre de bajo perfil que no muchos recuerdan que cumplió un determinante papel en los diálogos de paz entre el Gobierno y las Farc en La Habana. En la memoria del proceso de paz colombiano quedará un lugar para Nylander, quien logró desempantanar la mesa en la peor de sus crisis: cuando las Farc asesinaron a 11 soldados en 2015, lo cual produjo la suspensión de las negociaciones por casi un mes.

 

últimas noticias

La ausencia de Oneida Pinto