En La Picota

Reclusos de esta penitenciaría, en el sur de Bogotá, le contaron a El Espectador que a las 10:15 a.m. del pasado miércoles 3 de enero, Rafael Uribe Noguera –condenado a 58 años por el feminicidio de Yuliana Samboní– llegó a la enfermería para que le pusieran una bolsa de agua caliente en la espalda, debido a fuertes dolores que, según decía, estaba sufriendo.

Thumor

 Al principio, el sentenciado pasó inadvertido ente los demás internos, se acostó bocabajo en una camilla y se puso la bolsa en la zona lumbar. Varios reclusos murmuraron preguntándose si en realidad se trataba de Uribe Noguera, porque ya no está con la cabeza rapada. Al confirmar su identidad, por poco se arma una batalla campal. Le llovieron gritos, insultos y estuvieron a punto de golpearlo. La guardia del Inpec intervino y no tuvo más opción que sacarlo corriendo de regreso a la Unidad de Medidas Especiales, donde permanece confinado. “Dejemos el tratamiento para mañana”, alcanzó a decir Uribe Noguera en medio del pánico que se evidenció en la expresión de su rostro.

El tocayo

Esta semana se lamentó en la Dirección de la Policía Nacional de Colombia la renuncia en Perú del ministro peruano de Defensa, Jorge Nieto, que se fue el miércoles en protesta porque el presidente del país vecino, Pedro Pablo Kuczynski, otorgó un polémico indulto al condenado exmandatario Alberto Fujimori. El comentario en Bogotá se debió a que venían trabajando bien con él en materia de política antinarcóticos en la frontera común amazónica y, además, porque es homónimo del director de la institución, Jorge Nieto. Claro que el segundo apellido del peruano es Montesinos, paradójicamente el mismo del exjefe de inteligencia de Fujimori que habría recibido un millón de dólares del cartel de Medellín en la primera campaña presidencial. El segundo apellido del general colombiano es Rojas.

De locales

¿Por qué la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación a la Implementación de los acuerdos de paz (Csivi) sesionó en Turbaco? No sólo porque allí, a media hora de Cartagena, está una sede de la Gobernación de Bolívar, sino porque esa población ha sido epicentro de las decisiones pacíficas de la guerrilla de las Farc desde 2016, pues sus principales líderes fueron hospedados casi en secreto en una finca de los jesuitas.

Son vallenato

Quien desde un comienzo dio luz verde y datos de “avanzada” sobre Turbaco fue Guillermo Torres Cuéter, antes conocido con el alias de Julián Conrado, nacido allá en 1954 y guerrillero desde 1983, cuando tenía 29 años. Ya en proceso de paz estuvo en su pueblo haciendo pedagogía sobre este y cantando sus famosas composiciones vallenatas. Alguien recordó el jueves que el primer grupo musical de Torres fue el primero de Turbaco, que empezó mezclando acordeón, caja y guacharaca con bajo y guitarra. Tocaban en bautizos, serenatas y matrimonios y representaron a Turbaco en festivales regionales.

El más solicitado

Como se preveía, el expresidente uruguayo José Mujica fue el personaje más asediado por los habitantes locales y los periodistas. Pero él le paró más bolas a un baquiano que le contó la historia de la época de la colonización española, liderada por Juan de la Cosa y Alonso de Ojeda, y cómo los indígenas caribes, que después fueron extinguidos, cobraron el saqueo y las violaciones dando muerte a Cristóbal Guerra, que fue muerto por los indígenas. Esto porque Mujica quería saber el origen del nombre Turbaco, tomado en memoria del cacique de la resistencia, Yurbaco, que al lado de Yurbana y Cucumán defendió con sangre su madre tierra.

Acorralados

En medio del renovado ambiente de posconflicto, en Turbaco hubo un llamado que no tuvo mucha acogida: acabar de una vez por todas con las corralejas. Mientras el presidente Juan Manuel Santos y los voceros del partido político FARC hacían balance, las autoridades locales recibían el reporte del hospital local: durante las festividades de estos días, cuatro personas recibieron cornadas graves y una murió por esa causa en el sector Coco Frío, en la Troncal de Occidente. Las corralejas se hacen en honor a Santa Catalina de Alejandría y, según le dijeron pobladores a este diario, “primero se firman otros diez procesos de paz antes que acabarse esta manifestación cultural”.

Empoderadas

Entre la población civil que no asistió a fiestas sino que estuvo atenta a las reuniones de seguimiento a la paz, estuvieron las integrantes de la Liga de Mujeres Desplazadas de este municipio bolivarense, muy reconocidas desde 2016, luego de la publicación en el prestigioso diario inglés The Guardian de un artículo de la periodista Sibylla Brodzinsky, que destacó su movimiento como “un experimento para empoderar a las mujeres que lo habían perdido todo debido a la violencia desenfrenada de un país” y “un modelo para el futuro de Colombia”.

Un fenómeno

El 2 de enero, uno de los columnistas deportivos más veteranos y leídos del influyente diario alemán Bild, Raimund Hinko, le dedicó su columna al jugador número 11 del Bayern Múnich. La tituló “Querido James Rodríguez” y, entre otras cosas, le dijo: “Eres un perro, como decimos en Baviera, un bazi. El Bazi fue una vez la mascota oficial del Bayern. Ahora eres la mascota. Tú, James, eres el epítome de los diez modernos, un jugador que anota goles y también defiende”. Según él, esas son las razones para que sea el preferido del entrenador Jupp Heynckes. Y remató: “Eres un bazi, un perro, querido James”.

¿Ejemplares?

El 2 de enero, el diario argentino “Clarín” publicó un informe sobre ciudades que son consideradas modelo en transporte urbano. Pues, además de París, Bruselas, Berlín, Londres y Sao Paulo, destacaron a Colombia así: “Es un país modelo en transporte público. La ciudad de Medellín fue postulada y premiada por su sistema de movilidad. Allí existe una única tarjeta –Cívica– que combina metro, tranvía, metroplús –operan colectivos dobles unidos por un acordeón–, minibús y hasta teleférico. Un viaje eventual cuesta 0,80 dólares, pero la tarifa se modifica de acuerdo con la combinación que se haga entre transportes. En Bogotá, el sistema integrado permite realizar transbordos abonando sólo una fracción del segundo pasaje, teniendo en cuenta una ventana de tiempo de 95 minutos. Se pueden realizar hasta dos transbordos entre diferentes servicios en ese tiempo”.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Alto turmequé

Alto turmequé

Alto turmequé

Santos y las abejas uribistas

Alto turmequé, julio 1° de 2018