Gallo de pelea

A propósito, el miércoles, el senador Álvaro Uribe trinó como lo oyen hablar en la finca El Ubérrimo: “¿Sabe por qué voy a aspirar yo al Senado? ¿Por qué voy a tener que pedir que me ayuden a mí? ¡Porque yo soy el abuelo que les pone las espuelas a los pollos!”.

ThumorPicho y Pucho

Y para ratificarlo un allegado recordó lo que dijo en octubre pasado en la Universidad del Sinú, en Montería: “Castigar la corrupción en cabeza de los pollos y no castigarla en cabeza de los gallos viejos que han dado mal ejemplo es muy grave. Yo apoyé a Alejandro Lyons, pero no le di mal ejemplo”.

Procurando

El procurador Fernando Carrillo creó un grupo élite integrado por los investigadores más curtidos en materia de corrupción para revisar toda la contratación de la gobernación de Alejandro Lyons en Córdoba. Los procuradores, adscritos a la Oficina de Investigaciones Especiales, van a tomar uno a uno, contrato por contrato, todo lo firmado en esa gobernación de Lyons entre 2012 y 2015, y le van a poner la lupa. Esta semana Lyons le dio una extensa entrevista a la W Radio en donde dijo estar arrepentido y hasta lloró. Tal parece que le salió el tiro por la culata.

Están que trinan

Otro mensaje de Twitter reavivó la polémica dentro del Centro Democrático sobre qué tan firme es el pensamiento de su candidato presidencial. “No soy un candidato de derecha”, se leyó en un trino enviado desde Momil (Córdoba) el pasado 11 de enero, por parte de Iván Duque, tratando de apartarse de la disyuntiva histórica entre la izquierda y la derecha en el país. Invitó a sus seguidores a superar ese tipo de “debates anacrónicos”. Pero lo dicho por Duque no pasó inadvertido si se tiene en cuenta que no es tan afín a los sectores más radicales del Centro Democrático, léase “uribistas purasangres”, y porque opiniones similares ya le generaron fuertes críticas de miembros, como Fernando Londoño, quien lo señaló hasta de santista.

Suspensivos

Mañana los 23 magistrados de la Corte Suprema de Justicia están citados a sala plena extraordinaria para definir si el magistrado Gustavo Malo, salpicado en el escándalo del cartel de la toga, puede seguir administrando justicia a pesar de los graves señalamientos en su contra. Como se recordará, a finales del año pasado la Corte aprobó un cambio de reglamento interno que permite la separación en funciones de un magistrado cuestionado. Este lunes ese cambio de reglamento será analizado para el caso. Todo parece indicar que Malo tiene las horas contadas en la Corte, pues hay unas mayorías que apoyan su salida. Al final, se trataría de una suspensión de funciones mientras la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes resuelve el proceso.

“High profile”

En año nuevo los medios reseñaron le muerte accidental de Francisco Triana Torres, de 27 años de edad, tras caer 14 pisos en el edificio El Mirador del Laguito, en Cartagena, luego de trepar a un tejado en un intento por tomar una fotografía del amanecer en la ciudad. No resistió su peso y cayó al vacío dentro de la edificación. Lo que no se contó es que se trataba de un destacado analista y consultor del mundo financiero en Nueva York. Últimamente trabajaba contactando CEOS de grandes empresas para que invirtieran a través de Cerberus Capital Management, una firma de Wall Street con filiales y oficinas de asesoramiento a lo largo y ancho de Estados Unidos, Europa y Asia. Formado en Harvard, había venido con cuatro amigos para las fiestas de fin de año y para visitar a sus abuelos que no veía hace tiempo. Asistió a las principales fiestas en La Heroica e incluso, Juan Carlos Botero, el escritor hijo del artista Fernando Botero, le dedicó su columna en El Espectador.

Confesado

Mañana llegará el papa Francisco a Chile y activistas de derechos humanos, que aún reclaman verdades de la dictadura de Pinochet, le echarán en cara una confesión que hizo en el libro El Jesuita (Vergara Editores), escrito por los periodistas Sergui Rubin, argentino, y Francesca Ambrogetti, italiana, sobre por qué se acercó a los dictadores en Argentina cuando era obispo: “Saqué del país, por Foz de Iguazú, a un joven que era bastante parecido a mí con mi cédula de identidad, vestido de sacerdote y, de esa forma, pudo salvar su vida. Además, hice lo que pude con la edad que tenía y las pocas relaciones con que contaba, para abogar por personas secuestradas. Llegué a ver dos veces al general (Jorge) Videla y al almirante (Emilio) Massera. En uno de mis intentos de conversar con Videla, me las arreglé para averiguar qué capellán militar le oficiaba la misa y lo convencí para que dijera que se había enfermado y me enviara a mí en su reemplazo. Recuerdo que oficié en la residencia del comandante en jefe del ejército ante toda la familia de Videla, un sábado a la tarde. Después le pedí a Videla hablar con él, siempre en plan de averiguar el paradero de los curas detenidos”.

Fieles colombianos

El jueves Francisco viajará a Iquique, donde tendrá un encuentro con peregrinos en la Misa por Nuestra Señora del Carmen, en el sector de Playa Lobito. Pues en esa zona lo esperan cerca de diez mil colombianos que han migrado ilegalmente por el litoral Pacífico, la mayoría usando la línea del tren que une Tacna con Arica. La prensa local contó casos de superación como el de Ánderson Cruz, valluno de 21 años, que cruzó hacia Chile por una parte del desierto en la que existe un campo minado, herencia del conflicto con Perú de fines de los 70. Cuando ya estaba en territorio chileno, pisó una mina antipersonal y perdió un pie. Pero también acusa a otros de conformar bandas que han afectado la seguridad en la región.

Temas relacionados