Alto turmequé

Domingo 27 de enero de 2019.

En la Copa América 2019 Colombia jugará contra Catar y aquí se sabe tan poco del fútbol de ese país como de sus inversiones. Aunque las relaciones nacionales con ese país se establecieron desde 1995, fue el presidente Juan Manuel Santos quien en febrero de 2013 recibió por primera vez en Bogotá al emir de ese país árabe, Hamad bin Jalifa Al Thani -uno de los más ricos del mundo según la revista Forbes-, para mejorar la balanza comercial. “Es un país pequeño pero muy, muy rico, y es de los países más importantes de todo el Medio Oriente”, destacó Santos durante el evento en el Palacio de Nariño. La relación fluyó tan bien que en julio de 2016 quien vino a visitar a Santos fue el hijo de Hamad, el jeque y nuevo emir Tamim bin Hamad Al Thani. Ellos invirtieron en minería en Colombia y nos venden químicos, nuestro país les vende flores, café, cueros, entre otros, y gracias a Santos, para ir a Catar, donde será el Mundial de fútbol de 2022, ya no se necesita visa. / Archivo Presidencia

El socio

El empresario colombiano más reconocido en Catar es el exbanquero Jaime Gilinski Bacal —el segundo más rico del país según Forbes 2018—, por cuenta de una megainversión en Panamá, avaluada en US$3.600 millones y calificado como uno de los planes inmobiliarios más ambiciosos del planeta. Se llama Panamá Pacífico y en cerca de 200 hectáreas alberga a casi 300 multinacionales, además de complejos multifamiliares de alto costo. La construcción empezó en 2007 y terminaría en 2047. Todo financiado por Qatari Diar, fondo de inversiones de Catar.

¿Ficción o realidad?

El escritor venezolano Moisés Naím publicó en Colombia su primer libro de ficción, titulado Dos espías en Caracas (Ediciones B), una especie de novela negra sobre la crisis política de su país desde que Hugo Chávez irrumpió como golpista en 1992 hasta su muerte y la aparición de Nicolás Maduro. El protagonista se llama Hugo y en el capítulo doce, “Juegos de guerra”, formaliza su alianza con la guerrilla colombiana. Se lee: “El presidente recibe una comisión de las Farc, todos vestidos de civil, incluido Rodrigo Granda, el ‘canciller’… Conversan como en familia. El presidente dice con énfasis: —Cuenten con mi apoyo en todo”. Después el general Girón los devuelve en helicóptero, los despide como “hermanos” y se cuenta que “esa guerrilla recibe refugio y recursos en Venezuela” y, además, por ahí trafica drogas hacia Europa.

Bionovela

Es una adaptación tipo thriller del texto que el propio analista Naím había escrito para una serie de televisión, que no se usó en Venezuela pero después fue adaptado para la serie El comandante, producida por Sony, la misma que protagonizó el actor colombiano Andrés Parra, Pablo Escobar en El patrón del mal. El de Naím fue uno de los últimos libros que promovió el editor de Penguin Random House, el español Claudio López Lamadrid, quien publicó por más de una década a García Márquez y murió sorpresivamente el pasado 11 de enero.

El golpe

En el comunicado en el que la guerrilla del Eln se atribuyó la explosión del carro bomba contra la Escuela de Cadetes General Santander de la Policía, uno de los justificantes para el ataque terrorista en el que murieron 21 personas fue que el 26 de julio del año pasado las Fuerzas Militares “mataron a nuestro comandante Samuel, estando desarmado”. Una fuente del Ejército Nacional nos confirmó que se trató de uno de los mayores golpes de la Fuerza Pública a esa organización ilegal, pues alias “Samuel”, en realidad Jacob David Acuña, era miembro de la dirección nacional del Eln y mano derecha del máximo líder eleno, Nicolás Rodríguez Bautista. Cayó en San Pablo, sur de Bolívar, y fue quien dirigió el secuestro del avión Fokker de Avianca, en 1998, que cubría la ruta entre Bucaramanga y Bogotá, con 41 pasajeros. Organizaba atentados en los departamentos de Bolívar, Antioquia y Norte de Santander, donde era acusado del asesinato de cinco militares y seis policías, de un candidato a la Alcaldía de San Pablo y de dos párrocos en Convención.
 

In memóriam

A los 85 años de edad murió el político liberal José Manuel Arias Carrizosa, cuyas honras fúnebres fueron el jueves en la capilla del Gimnasio Moderno de Bogotá. El abogado santandereano fue ministro de Comunicaciones en la presidencia de Julio César Turbay Ayala (1978-1982) y ministro de Justicia en la de Virgilio Barco Vargas (1986-1990), gobierno en el que lo apodaban Amadeus, por su tendencia al protagonismo. También fue senador, con un perfil político por el que lo ubicaban en la ultraderecha, tras su influencia en el Estatuto de Seguridad de Turbay y su liderazgo en la región de Urabá al mando del gremio bananero Augura en épocas de la máxima violencia de la guerrilla y el surgimiento de los grupos paramilitares. Sin embargo, participó en procesos de paz luego de la firma de acuerdos con el Epl, el Prt y el Quintín Lame. Fue a comienzos de los años 90 cuando el sector empresarial asesoró al gobierno de César Gaviria a través de una comisión en la que, aparte de él, estaban los cacaos Adolfo Carvajal, Ernesto Delima, Andrés Echavarría, Augusto López Valencia, Isaac Jimmy Mayer, Nicanor Restrepo, Juan Manuel Ruiseco, Carlos Upegui y Luis Carlos Sarmiento Angulo.

En blanco y negro

El 1º de diciembre de 1979 fue la primera transmisión de televisión en colores en Colombia. Se hizo desde el Palacio de Nariño e incluyó un discurso del presidente Julio César Turbay Ayala y otro del entonces ministro de Comunicaciones, Arias Carrizosa. En septiembre de 1987 tuvo que renunciar como ministro de Justicia del presidente Barco al descubrirse irregularidades en la importación de un Rolls Royce. Había sido embajador en Cuba en 1981 y tenía derecho a traer el automóvil, pero no lo hizo a nombre propio sino que vendió el cupo a un particular. En la vida pública todavía suena su hijo Herman Arias Gaviria, polémico superintendente de Vigilancia y Seguridad en los años 90, cuando proliferaron las cooperativas Convivir, y quien desde el año pasado suena con posibilidades y aspiraciones para ser procurador general de la Nación, por recomendación del exprocurador y excontralor Edgardo Maya.

De museo

Con un tráiler de cinco minutos, el canal estadounidense Smithsonian Channel, ligado a la institución que maneja los principales museos de historia y ciencia de los Estados Unidos, promociona entre sus documentales de comienzos de 2019 Los reyes del acordeón (The Accordion Kings), rodado en Valledupar y que cuenta cómo se forman los niños colombianos en este arte. Recorre la academia del Turco Gil, cuenta de Carlos Vives y perfila a Yeime Arrieta Ramos, la primera mujer acordeonista en ganar hace 12 años el Festival Infantil de los Reyes de Vallenato.

Muy erótica

La actriz Margarita Rosa de Francisco es noticia estos días porque el canal Telemundo empezó a emitir en Estados Unidos la serie Jugar con fuego, producida por Netflix, una versión de la brasileña Amores robados, en la que un joven mexicano que creció entre prostitutas desarrolla “un apetito insaciable” por las mujeres y se especializa en el arte de amarlas. Está tan conectada con el tema que participó en la maratón de lectura #Homero2019, promovida vía Twitter por @PrometeoNuclear y se encargó de leer el comienzo del canto II de la Ilíada, logrando que a la campaña de los días martes se sumaran muchos más lectores. Van casi 6.000.

836198

2019-01-26T21:00:00-05:00

article

2019-01-26T21:00:01-05:00

[email protected]

none

El Espectador

Alto Turmequé

Alto turmequé

14

6987

7001