Compañía de arrendamiento operativo de vehículos contribuirá en reactivación económica

Noticias destacadas de Autos

La suma busca “atender las necesidades de los sectores de la economía que quieran arrancar en esta fase de crecimiento y reordenamiento de sus operaciones”.

El arrendamiento operativo de vehículos es de utilidad para servicios como el transporte de carga, la logística de mercancías, el sector agrícola y la construcción de obras civiles. Aumentar su capacidad productiva de manera flexible puede apoyar la reactivación económica del país.

Álvaro H. Orbes, gerente general de la compañía de renting operativo de vehículos, maquinaria y equipos, Rentandes, afirmó que tiene disponibles “más de 40.000 millones de pesos para atender las necesidades de los sectores de la economía que quieran arrancar en esta fase de crecimiento y reordenamiento de sus operaciones”.

El dinero es el resultado de una inyección de capital por parte de los nuevos accionistas 23 & Park, y a la reinversión de las utilidades de la compañía de los últimos años, lo que les permite contar con diez millones de dólares “al servicio del sector rural”.

Según la compañía, “los fondos pueden ser aprovechados por los empresarios que tengan necesidad de reducir la operatividad interna por vías de la tercerización de las flotillas de transporte o equipos de construcción bajo la modalidad del renting”.

El renting es un servicio de outsourcing que se contrata para el uso de transporte o construcción, liberando capital de trabajo para la actividad medular de la compañía. Mediante cánones mensuales se paga el uso del equipo y los gastos inherentes a su operación, como el mantenimiento, los seguros, la matrícula, el SOAT, el impuesto de rodamiento y las revisiones obligatorias, entre otros costos.

Entre los beneficios que otorga el renting está el uso de equipos y vehículos sin necesidad de compra, con lo que se adecúa el flujo de caja a las posibilidades del proyecto, la dotación de la empresa de una flotilla actualizada, el cambio de equipos cuando se requiera, la dedicación del capital de trabajo al propio negocio, entre otros. La decisión de inversión se toma al final, terminado el contrato de arriendo cuando el cliente puede prorrogar, ceder, reemplazar el equipo por uno mejor o más nuevo, comprarlo o simplemente devolverlo.

Siendo el renting un contrato de arriendo, este nunca constituye una deuda para el usuario, y sus beneficios tributarios cobijan la totalidad del pago ya que este es un canon de arriendo 100% deducible para empresas contratantes y está absolutamente ligado con su actividad.

*Con información de Rentandes*

Comparte en redes:

 

Temas Relacionados

Renta de vehículos