22 Dec 2020 - 2:00 a. m.

“Suponemos que EE.UU. cree que Saab posee información sobre Venezuela”: Baltasar Garzón

El exjuez español hace un balance de los seis meses que ha pasado su cliente, el empresario Alex Saab, detenido en el país africano de Cabo Verde, a la espera de un trámite de extradición que ha tomado tintes de asunto geopolítico.

Usted afirmó que Estados Unidos retiró algunos de los cargos iniciales contra Alex Saab. ¿Qué pasó allí?

Estados Unidos, en su nota diplomática inicial de fecha 28 de junio de 2020, acusó a Alex Saab de un total de ocho cargos: un cargo de conspiración para cometer lavado de dinero y siete más de lavado de dinero.

Es importante destacar que a la nota diplomática le faltaban las tres primeras páginas y contenía una orden de arresto a nombre de otra persona, que no era el enviado especial [Saab]. Hasta la fecha, a pesar de las numerosas solicitudes, esta deficiencia sigue sin respuesta.

En nuestra oposición a la extradición, incluimos evidencias que mostraban claramente que las transacciones mencionadas en la acusación del Tribunal de Distrito del Sur de Florida fueron pagos con tarjeta de crédito y, por lo tanto, no pueden constituir la base para ninguna acusación significativa de lavado de dinero.

A través de una nueva nota diplomática de fecha 7 de septiembre, EE. UU. cambió su posición y aseguró a Cabo Verde que el enviado especial Saab, en caso de ser extraditado, sería juzgado por un solo cargo de conspiración para el lavado de dinero. Lo cierto es que esto es del todo irregular, pues solo un juez puede determinar esta rebaja en los cargos.

¿Cuándo fue nombrado Saab enviado especial de Venezuela ante Irán y cuáles eran sus funciones en ese cargo?

El señor Saab fue nombrado enviado especial en abril de 2018. Se le asignó la tarea de adquirir los alimentos y medicamentos básicos necesarios para satisfacer las necesidades del pueblo de Venezuela en el marco de una serie de programas de bienestar social.

Dos años después, en abril de 2020, cuando la epidemia del COVID-19 causó estragos en la economía venezolana, también se le encomendó la adquisición de la muy necesaria gasolina de Irán. Poco después de la ampliación de su función, el enviado especial Saab viajó a Irán y negoció la entrega de once millones de galones de gasolina, que llegaron en mayo.

Como enviado especial, el señor Saab es un agente político de la República Bolivariana de Venezuela y, como tal, tiene derecho a la inmunidad e inviolabilidad consagradas en la Convención de Viena, la Convención de las Naciones Unidas sobre Misiones Especiales y el derecho internacional consuetudinario. En el momento de su detención ilegal, el enviado especial Saab estaba llevando a cabo su segunda misión especial humanitaria a Irán.

Así mismo, en el momento de aquella, Alex Saab portaba la debida documentación que acreditaba su calidad de agente diplomático. Sin embargo, las autoridades policiales ocultaron ese dato. Semanas después, descubrimos entre los enseres devueltos esa documentación y se interpuso la correspondiente denuncia que sigue su trámite. En resumen, un cúmulo de irregularidades hacen inviable la consideración del debido proceso, de acuerdo con la normas internacionales y nacionales en la materia.

¿Cuál es el estado de salud de Saab? ¿Es verdad que se ha mutilado a sí mismo?

No es cierto que el señor Saab se haya autolesionado. En cuanto a su estado de salud, solo disponemos de pruebas anecdóticas basadas en observaciones de un abogado local, ya que desde el pasado 12 de junio, las autoridades locales han denegado el acceso a los informes médicos o a un médico designado por el señor Saab. Lo que sí sabemos es que el señor Saab ha perdido alrededor de 26 kilos de peso corporal y se siente muy mal.

Es importante que sepamos que la propia jurisprudencia en Cabo Verde, permite que incluso los traficantes de drogas sean condenados bajo arresto domiciliario, un derecho que ha sido denegado más de seis veces a un paciente superviviente de cáncer con posibilidades cuestionables de extradición.

¿Por qué Saab ha perdido tanto peso? ¿Está en huelga de hambre acaso?

Permítanme declarar categóricamente que el enviado especial Saab, definitivamente, no está en huelga de hambre. Lamentablemente, se desconoce la razón por la que perdió tanto peso porque, desde el comienzo de su detención ilegal, las autoridades penitenciarias y judiciales de Cabo Verde no solo le ha negado al enviado especial el acceso a cualquier informe médico, sino también a sus médicos personales, su familia y su equipo de defensa.

Estos informes existen y han sido preparados por médicos designados por varios funcionarios penitenciarios. Se han realizado numerosas solicitudes de copias de estos informes durante los últimos seis meses, pero el régimen de Cabo Verde no ha proporcionado los informes y no ha respondido ni siquiera a las solicitudes.

El enviado especial ha sido detenido en condiciones que incluso el Departamento de Estado de los Estados Unidos ha descrito como “que ponen en peligro su vida”.

Específicamente, se le mantiene en (i) una celda de 2 x 2 metros; (ii) en el que su inodoro es un agujero en el piso; (iii) se lava sobre ese mismo agujero; (iv) se le niega la electricidad las 23 horas del día; (v) no puede hablar con otros prisioneros y no pueden hablar con él, cualquiera que sea sorprendido infringiendo esta regla es enviado a confinamiento solitario; (vi) se le permite hablar con su abogado defensor local durante 20 minutos por la mañana y nuevamente durante otros 20 minutos por la tarde.

A pesar del aspecto internacional de su detención ilegal, al enviado especial no se le ha permitido el contacto directo con su equipo de defensa internacional. A tres miembros del equipo, a pesar de tener visas y documentos de viaje válidos, se les negó la entrada al aterrizar en el aeropuerto de Praia.

El Tribunal de Justicia de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO) reconoció que Saab tenía la condición de enviado especial venezolano. ¿Qué implicaciones tendría en su extradición?

El tribunal de la CEDEAO/ECOWAS ha decidido sobre las medidas cautelares de Alex Saab y, además de las condiciones de la prisión preventiva y, principalmente por ser agente diplomático, deben cesar y sustituirse por arresto domiciliario y libre acceso a la atención médica y relaciones personales.

El fondo del asunto, es decir, el alcance de la inviolabilidad e inmunidad diplomática, se decidirá en febrero. Es ahí donde, previsiblemente se decretará que no puede ser extraditado por su condición de agente diplomático.

¿Por qué cree que Alex Saab no ha sido enviado a arresto domiciliario, como ordenó la Corte?

Incomprensiblemente, a pesar de la vinculación que los tratados y sus protocolos generan para los estados partes y de que Cabo Verde aceptó la competencia y litigó en el caso, ahora, cuando la resolución es adversa, se niega a cumplirla.

Eso comporta la desconfianza de un país en el ámbito internacional, y fomenta la inseguridad jurídica y el quebrantamiento del estado de derecho. Por ello, el ministro y el fiscal deberían pensarlo bien y no tardar en solicitar la libertad del señor Saab.

El tribunal, por su parte, ha decidido no atender la decisión, pretextando no haberla recibido del ministerio fiscal, y que no le vincula porque Cabo Verde no firmó el protocolo de DD. HH. Eso es inaceptable de acuerdo con la fuerza vinculante de los tratados y las reglas de la buena fe. Máxime en un caso en el que, como este, todos los plazos de la prisión provisional se han sobrepasado. Mientras tanto se acentúa la lesión de los derechos de Alex Saab.

¿Cómo se entiende que el hábeas corpus presentado ante los tribunales de Cabo Verde ha fracasado y, en cambio, al llevar el caso ante un tribunal internacional africano, sus intentos de sacar a Saab de la cárcel han tenido éxito?

El Tribunal de Justicia de la Comunidad de la CEDEAO en Abuja es una institución independiente y decide sin la presión escénica que existe en otras instancias. Frente al mismo es muy difícil hacer valer factores extrajurídicos.

La imparcialidad de los tribunales internos, en este caso, creo que está empezando a ser dudosa. No obstante, esperamos que esta posición inmovilista y de fijación contra el extradendus cese. ¿Quien resarcirá a Alex Saab si, finalmente, la extradición no se concede?

Cabe la posibilidad de adoptar una medida menos gravosa y mas acorde con el respeto a los derechos humanos de una persona que debe regir en un estado democrático y de derecho. Especialmente si la persona afectada tiene graves dolencias y es agente diplomático de un país en misión oficial.

¿Ha sentido que tiene garantías en el proceso de extradición en Cabo Verde?

Tenemos esperanzas porque la Corte Suprema de Justicia de Praia ha enviado la decisión para reconsideración a la Corte de Apelaciones de primera instancia, pero obviamente, no podemos seguir estando a merced de los tribunales caboverdianos, por lo tanto, acudimos a la CEDEAO en busca de justicia.

Además, nos hemos enfrentado a escandalosas violaciones del proceso judicial, entre ellas el hecho de que la decisión a favor de la extradición se tomó sin audiencia y el Ministerio Público tuvo dos oportunidades para intervenir en el proceso de extradición. La defensa, por otro lado, solo tuvo una.

Los tribunales de Cabo Verde están enviando el caso de un lado a otro, y ninguno de ellos está dispuesto a dar un paso al frente para abordar los argumentos sustantivos de la defensa y tomar una decisión. Solo consideré dos pruebas importantes que ninguna de las dos fue tratada por los tribunales de Cabo Verde: la notificación roja de Interpol emitida después del arresto para justificarlo y la correspondencia diplomática entre Venezuela e Irán, que confirmó la condición de enviado especial del señor Saab y que estaba en una misión.

¿Cómo interpreta, más allá de lo legal, los reveses que describe con la justicia de Cabo Verde?

El enviado especial [Saab], junto con mi equipo y yo, reconocemos el hecho lamentable de que su detención ilegal es parte de una acción de las autoridades requirentes mucho más amplio, que va más allá de la propia extradición y que escenifica o forma parte de la batalla política y económica de EE. UU. contra la República Bolivariana de Venezuela.

También es muy probable que los responsables políticos y judiciales de Cabo Verde no sean conscientes del alcance de la instrumentación de la que están siendo objeto. Insisto en que no hay base para reclamar la extradición del agente diplomático Alex Saab y ésta es la excusa para conseguir la entrega del mismo y utilizar el proceso penal como instrumento contra aquel país y sus autoridades en una modalidad de lawfare que en la administración norteamericana viene desarrollando desde hace tiempo con países y personas a quienes tiene como enemigos.

Si pudiéramos ejercer el derecho de defensa con la amplitud necesaria y con las garantías procesales que describe el estado de derecho, acreditaríamos todo lo que acabo de decir. De momento, solo podemos utilizar los medios de comunicación y los tribunales internacionales que, sorprendentemente, son desatendidos. Estoy asombrado por el estoicismo y la fe del enviado especial Saab quien, a pesar, de estos injustos reveses, sigue confiando en la justicia. Soportar el trato cruel e inhumano que está sufriendo es realmente indicativo de la fuerza interior que despliega Alex Saab, derivada de la convicción de inocencia que tiene.

Usted, reconocido defensor de la justicia universal, ¿cómo llegó a defender a alguien acusado de lavar dinero para el régimen de Nicolás Maduro?

Espero haber establecido una reputación como alguien que lucha por la justicia, independientemente de la política o la raza o religión de una persona. Las acusaciones presentadas por los Estados Unidos están claramente motivadas políticamente y representan uno de los ejemplos más atroces de extralimitaciones jurisdiccionales que he visto.

Además, un análisis detallado del fondo de las alegaciones de los Estados Unidos muestra que se basan en gran medida en pruebas e información proporcionada por testigos desacreditados. Su cooperación ha sido comprada mediante la concesión de la ciudadanía estadounidense, visas y más. Todo en algún intento desesperado de vincular al enviado especial Saab con sucesos en los Estados Unidos para asegurar el cargo de conspiración.

¿Quiénes son los testigos que usted tilda de “desacreditados” que Estados Unidos ha referenciado en sus cargos contra Saab?

Creemos que sabemos quiénes son, pero no especularemos. Lo que sí puedo decir, sin embargo, es que el hecho de que el propio Departamento de Justicia se refiera a estas personas “..anteriormente colombianas”, pero no reconoce que todos son ciudadanos estadounidenses y que lo fueron después de brindar sus testimonios falsos, dice mucho sobre la debilidad de sus casos.

¿Es cierto que Alex Saab tenía negocios con la exsenadora colombiana Piedad Córdoba? Si es así, ¿qué tipo de negocios?

No tengo conocimiento de ninguna relación de este tipo entre Piedad Córdoba y Alex Saab. Y aprovecho para afirmar que tengo la convicción que Piedad Córdoba, a la que conozco y sé de su valor y entrega en defensa del pueblo colombiano, no tiene nada que ocultar en su accionar público al que viene dedicándose desde hace décadas.

¿Cuál cree que es la relevancia de Alex Saab para los Estados Unidos? ¿Por qué se han desgastado tanto en los intentos de extraditarlo?

Es enviado especial entre Venezuela e Irán. Se trata de países que se han enfrentado a Estados Unidos por más de una década. Solo podemos suponer que Estados Unidos cree que el Enviado Especial Saab está en posesión de información muy sensible y valiosa sobre el funcionamiento interno del corazón político y económico de Venezuela.

¿Qué sabe del supuesto papel del colombiano Álvaro Pulido en toda la red de la que se acusa a Saab?

No tengo información sobre los tratos del señor Pulido, ya que no es un cliente mío.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X