Petro ganó en Bogotá, pero no fue suficiente