Perimetral de Oriente: la gente tenía la razón