2015, el año de las obras

Nación y Gobernación anunciaron una inversión por $2 billones para sacar adelante la ampliación de la vía Mosquera-Anapoima; Bogotá Facatativá y la construcción de una cicloruta desde Madrid hasta Faca, entre otras.

La vía Bogotá-Girardot también será ampliada, según el vicepresidente Germán Vargas Lleras. /Archivo

Ya no sorprende que el vicepresidente de la Nación, Germán Vargas Lleras, acompañe al gobernador departamental, Álvaro Cruz (ambos de la Unidad Nacional), a la mayoría de eventos en los municipios de Cundinamarca. Estuvo presente en la firma del otrosí para la ampliación vial Bogotá-Funza; en la presentación de la Alianza Público Privada (APP), con la que se espera que el río Magdalena sea navegable; en la inauguración del sector uno de la Ruta del Sol, y hace pocos días, en la apertura del Embalse Mancilla. Esta semana anunció, con ‘bombos y platillos’, una inversión por $2 billones para mejorar las carreteras del departamento.

“El objetivo es que a partir del mes de febrero se inicien las siguientes obras: tercer carril de Bogotá a Madrid, en ambos sentidos; terminar la doble calzada hasta el municipio de Facatativá; hacer el intercambiador de Mosquera, los retornos y los puentes peatonales; la variante del municipio de Faca, y la doble calzada hasta Villeta”, dijo Vargas Lleras en una rueda de prensa.

El vicepresidente y el Gobernador tienen una aspiración en común: que 2015 sea el año de las obras en el departamento. De hecho, Vargas Lleras dijo que en febrero estarán comenzando las ampliaciones viales en Girardot, Mosquera y Facatativá. A su voz se sumó la de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), que confirmó la firma de un otrosí con la concesión CCFC S.A. para la construcción de obras complementarias para el proyecto Fontibón-Facatativá-Los Alpes, que asciende a $168 mil millones.

En diálogo con El Espectador, el gobernador Cruz dijo que “los diseños están adelantados y ya se hizo un cierre financiero para garantizar la construcción de las obras. Por un lado, empezará la construcción del tercer carril desde Anapoima hasta el sector de Los Puentes, antes de llegar a Mosquera. También habrá doble calzada desde Los Puentes hasta Mosquera. Son unos 62 kilómetros de longitud y una inversión cercana a los $819 mil millones. El departamento aportó $170 mil millones”.

La ampliación de la vía Mosquera- Anapoima reducirá, según los cálculos, un 20% en el tiempo de viaje desde Bogotá. “Quienes toman la ruta de Girardot, Anapoima, La Mesa van a ver una doble calzada a lo largo del trayecto. También un tercer carril en ambos sentidos, de Bogotá a Mosquera”, dijo el vicepresidente Vargas Lleras.

La gobernación distribuirá el presupuesto que anunció la Nación en diferentes vías. Aparecen, por ejemplo, un intercambiador vial en Mosquera y un desnivel en el sector de Tres Esquinas, clave para ingresar a Funza. También está contemplada la doble calzada hasta Facatativá y la construcción de una ciclo ruta desde la variante Madrid hasta el sector de Cartagenita, en Facatativá.

El martes pasado, Cruz visitó el despacho del presidente de la República y firmó el convenio que permitirá la construcción de los proyectos viales. En esa reunión acordaron que el Instituto de Infraestructura y Construcciones de Cundinamarca (ICCU) y el consorcio Devisab firmarán el acta de inicio para la intervención de los primeros 14 kilómetros, de Mondoñedo a Anapoima.

Otro proyecto en el que Cruz y Vargas Lleras están involucrados es el de la recuperación del río Magdalena, para el que invirtieron $2.5 billones. El 11 de diciembre firmaron el acta de inicio del proyecto que busca devolverle la navegabilidad a uno de los cuerpos de agua más importantes del país. El contrato para sacar adelante este plan fue adjudicado a la Sociedad Naviera Navelena (conformada por la constructora brasileña Odebrecht y Valorcon). Serán 908 kilómetros de río intervenidos, en los que se beneficiarán Cundinamarca, Caldas y Atlántico. Este proyecto estaría listo antes de 2020. El objetivo de Vargas Lleras y Cruz: entregar y comenzar la mayoría de obras posibles el año que viene.