En 2016 han sido atendidos más de 6.600 accidentes caseros en Bogotá

Los incidentes al interior de las viviendas, que en 2016 se han aumentado 16% respecto al año anterior, son la cuarta causa de consulta en los servicios de urgencia en la ciudad.

Los niños y las personas de la tercera edad son los más vulnerables ante un accidente casero. Engativá y Suba son las zonas de la ciudad más afectadas por estos hechos.

Un llamado de alerta emitió este lunes la Secretaría Distrital de Salud por cuenta del número de accidentes caseros que se registran en Bogotá: en el primer semestre del año, se han atendido ya 6.641 incidentes relacionados con este tipo de emergencia, mientras que en todo 2015, se recibieron 5.723 reportes.

Por ello, el Distrito tiene las alarmas encendidas en esta temporada de vacaciones, considerando los riesgos que se presentan en el interior del hogar. Se estima que los elementos que mayor accidentalidad generan al ser manipulados en viviendas son fósforos, estufas y velas encendidas; elementos corto punzantes como cuchillos, tijeras y otros similares; tapetes no asegurados; ventanas sin seguro; productos tóxicos envasados en botellas de gaseosa o jugo; conexiones eléctricas sin seguridad y superficies húmedas.

“Este tipo de incidentes continúa siendo el cuarto motivo de consulta en los servicios de urgencias de las Redes Integradas de Servicios de Salud del Distrital Capital. El 65% de los accidentes caseros se presenta en la cocina, el 24% en el baño y el 11% en áreas con pisos mojados, escaleras y tapetes sin asegurar, en donde los niños y los adultos mayores presentan mayor accidentalidad”, explicó la Secretaría de Salud.

Engativá, con 14.8% de los casos, Suba con 14%, Bosa y Kennedy con el 8.3% y 8.7% son las localidades donde más accidentes caseros se reportan en la ciudad.
Ante este panorama, la Administración Distrital recomendó extremar medidas de prevención como instalar puertas de bloqueo para niños en ambos extremos de las escaleras, ubicar tapetes antideslizantes y pasamanos para las personas de la tercera edad en áreas húmedas como baños.

Las estadísticas señalan que los accidentes más comunes son traumas (76.4%) y fracturas (4.7%), por golpes contundentes con objetos pesados que caen desde lo alto o generan tropiezos. Algunos de estos incidentes, según el Distrito, son casos maltrato infantil reportados como accidentes caseros.

Por otro lado, heridas (3.3%) por objetos corto punzantes como cuchillos, cuchillas, bisturís o tijeras; intoxicaciones (1.7%) por ingerir fosforo blanco, raticidas, medicamentos o insumos de aseo; caídas (3.6%) en su mayoría son de escaleras, balcones, terrazas, sillas y superficies resbalosas; y quemaduras (2.4%) por líquidos y vapores hirvientes, fogones, fósforos, encendedores y planchas.

Para minimizar el riesgo de un accidente en casa se recomienda:

  • Utilizar antideslizantes para pisos, alfombras y duchas.
  • Colocar barandas en escaleras, balcones y ventanas.
  • No permitir que los niños jueguen sobre sillas, mesas ni muebles.
  • Fijar firmemente a la pared estanterías y repisas.
  • No dejar armarios o cajones abiertos.
  • Proteger las puntas de las mesas.
  • Evitar jugar con herramientas.
  • No dejar al alcance de los niños elementos cortopunzantes.
  • No colocar en los cajones, las herramientas, cuchillos y tijeras con las puntas hacia arriba.
  • No permitir el ingreso de niños a la cocina.
  • Alejar a los niños de la zona de planchar.
  • No jugar con fósforos o velas.
  • Revisar la temperatura del agua antes de bañar a los niños.
  • Cerrar los conductos del gas y no dejar la gasolina o líquidos inflamables al alcance de los niños y niñas.
  • Colocar protectores o cubrir con cinta los tomacorrientes.
  • Guardar los medicamentos en los envases originales y fuera del alcance de los menores

En caso de emergencia o urgencia las autoridades tienen habilitada la línea 123.