257 hogares de Bogotá siguen sin luz

La Superintendencia de Servicios Públicos investiga la responsabilidad de Codensa en la explosión de la subestación de la Concordia.

Apagón en el centro de Bogotá. /Óscar Pérez

De los 25 mil hogares que perdieron la luz el jueves pasado, por una explosión en la subestación de la Concordia, quedan 257 en donde aún no se ha restablecido el servicio de energía. Son principalmente los predios que están asentados cerca de la subestación (ubicada en la carrera primera con calle 12) los que sufrieron daños severos. 150 ingenieros especializados de la empresa de energía Codensa están trabajando en las reparaciones de la subestación eléctrica.

Ante esta situación la empresa instaló 11 plantas de energía para "dar servicio temporal a los clientes". De momento, según Codensa, "se han remplazado 2.000 metros de cable y se han verificado 48 kilómetros lineales de redes subterráneas que implicaron el levantamiento de cerca de 1.500 tapadas de cámaras de inspección". Además, la empresa aceptó indemnizar a los usuarios "por los daños que se pudieron ocasionar". Durante este fin de semana Codensa reparó 66 electrodomésticos y visitó 1400 hogares.

En la localidad de la Candelaria, Codensa instaló dos oficinas de atención móvil para los habitantes que necesiten presentar solicitudes por indemnización. En la Alcaldía local de la Candelaria habilitaron otro punto de atención: "Existen afectaciones en lo que se refiere a electrodomésticos y pérdidas comerciales. Las personas deben venir con una solicitud en donde quede resumido el caso. Hay más de 1500 negocios afectados", explica Edilberto Guerrero, alcalde de la localidad.

La cifra que presentó Guerrero coincide con la que entregó Fenalco: "cerca de 1.500 establecimientos de comercio pierden diariamente $1.500 millones por el apagón en el centro. En promedio, las pérdidas totales ascienden a más de $8.000 millones. Los sectores más afectados fueron los bares, papelerías, restaurantes, peluquerías, tiendas, panaderías, hostales, hoteles, almacenes de cadena, joyerías, vestuario, víveres y abarrotes y sastrerías" dice un comunicado de la entidad. El director de Fenlaco Bogotá, Juan Esteban Orrego, no descarta una acción legal en contra de Codensa por los daños ocasionados.

A la inconformidad de los comerciantes se suma la investigación que realiza la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios por el apagón que se presentó en el centro de la ciudad. Aún son inciertas las causas que provocaron la explosión en la subestación eléctrica. Voceros de la Superintendencia señalaron que el ente regulador "tiene en curso un requerimiento a la empresa de energía para que suministre en detalle información técnica sobre las causas de la emergencia, las acciones adelantadas para darle solución, los planes de contingencia para restablecer el servicio a los usuarios y el histórico de mantenimiento de los equipos afectados".

Dependerá de la respuesta de Codensa si hay lugar a sanciones. Desde el día en que ocurrió la explosión Codensa dijo que entre 2011 y 2012 "se realizaron trabajos de modernización de todos los equipos de la subestación de La Concordia, en los cuales se invirtieron más de $8 mil millones". Sin embargo, la empresa de energía precisó que "a medida que se ha ido avanzado en las operaciones de reparación se identificaron serios daños en los circuitos que atienden esta subestación, además de la pérdida total de una subestación local y de las redes subterráneas de cerca de 20 cuadras". Tres operarios que trabajaban en la subestación resultaron heridos.

La Asociación de Ingenieros de la Empresa de Energía de Bogotá se sumó al debate. Este fin de semana publicó una carta en donde formularon una hipótesis relacionada con la explosión: "nos a atrevemos a pensar que una de las causas puede ser los recortes de presupuesto, que año tras año sufren las áreas de mantenimiento". De acuerdo con la Asociación, las condiciones en las subestaciones siguen siendo las mismas: "Desde hace más de seis años hemos denunciado que alrededor de 300 trabajadores del Grupo Enel que laboran dentro de las subestaciones de potencia (idénticas a la que explotó el día de ayer y a la que explotó en septiembre de 2013 en Patio Bonito) con las mismas condiciones y equipos dañados".