La importancia de los archivos para construir la verdad del conflicto armado

hace 22 mins

50% de colchones que se venden en Bogotá se hacen con material reciclado

Los principales centros de fábricas informales se encuentran en Patio Bonito, Cartucho, Barrios Unidos, Carrera Décima, Plaza España, Ciudad Bolívar, Calle 60, Barrio Galán y Calle 2ª sur.

EFE

Hay un alto porcentaje de probabilidades de que alguien más haya dormido en su colchón. En Bogotá ese porcentaje se calcula en el 50 por ciento. Estudios de consumo indican que esa es la cifra de colchones informales que se producen y venden en la ciudad. Las investigaciones de Fenalco han puesto en evidencia que en muchos de los lugares donde se producen y fabrican colchones informales se trabaja con materias primas que provienen del reciclaje de resortes, estructuras, telas, espumas y componentes.

Los estudios de consumo y compra de colchones contratados por Fenalco indican que en la ciudad se venden alrededor de 600 colchones cada día. El 80% de éstos son para reposición o cambio de colchón. Ante la falta de un sistema público de recogida de colchones en las viviendas, los estudios indican que el 37% los regala, el 39 % los tira a la calle, el 8% los tira a la basura de su conjunto y el 0,2% llama a las líneas de atención de la empresas de recolección.

Si en total el 47% de los colchones se tiran a la calle o las basuras, esto indicaría que hay cerca de 250 colchones diariamente que son recogidos por recicladores. Son cerca de 90 mil colchones en un año. 250 colchones diarios en las calles, equivalen a 6.250 kilos de desechos, es decir, algo más de 6 toneladas de componentes. Esta cifra tan alarmante, es la que se convierte en un potencial peligro para la salud pública.

Los principales centros de fábricas informales se encuentran en Patio Bonito, Cartucho, Barrios Unidos, Carrera Décima, Plaza España, Ciudad Bolívar, Calle 60, Barrio Galán, Calle 2ª sur, Avenida Boyacá. Entre los fabricantes informales de estas zonas, una buena parte reutiliza materias primas provenientes del reciclaje.

Un colchón usado de espuma se puede comprar en estos sitios por 30 mil pesos, una jaula de resortes por 20 mil y las sobras de espuma a 600 pesos el kilo. Luego de ponerle cartón, telas nuevas y plastificarlo, un colchón reciclado puede llegar a costar hasta 300 mil pesos.

La mayor parte de las productoras informales de colchones trabajan con materias primas que han pasado por alguno de los ciclos de la basura, de donde proveen polvo, sustancias irritantes, oxidación y material particulado.

Los colchones, además, son portadores de componentes orgánicas como sudor, sangre, cabello, residuos de piel, etcétera. Ese proceso traslada directamente a los hogares los riesgos de infecciones y contagios. Las asociaciones médicas y las autoridades de salud han alertado sobre los peligrosos incrementos de los índices de afecciones bronquiales, alergias, tos, irritación ocular y rinitis. Solamente en el año 2011 se atendieron 19 mil casos de enfermedades respiratorias agudas en la capital colombiana. Los especialistas han llamado la atención sobre la amenaza que representan el comercio de colchones informales y la total ausencia de control sobre sus materias primas, potenciales propagadoras de enfermedades infectocontagiosas”, dice Fenalco.

Para la Federación Nacional de Comerciantes es preocupante que el comercio de colchones informales en Bogotá no ha sido enfrentado por ningún gobierno distrital pese a ser los responsables de su control.

Corresponde a la Secretaría de Salud inspeccionar los establecimientos donde se fabriquen y expendan colchones, exigir el cumplimiento de las normas sanitarias y sancionar a las que no lo hagan. De la misma forma, es obligación de la UAESP (Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos) exigir a las empresas que prestan el servicio de recolección de basuras disponer de mecanismos para la recogida de los colchones.
 

 

últimas noticias

Prepárese, este martes los maestros marcharán

Habrá tres nuevos cambios en rutas del SITP