¿Por qué abandonan a Petro?

Detrás de estas dimisiones hay denuncias provenientes del Concejo, la Personería y la Contraloría. En algunos casos se trata de "ajustes en el equipo".

El gabinete del alcalde Gustavo Petro parece estar teniendo un remesón sin precedentes. Con el partido Verde aliado con Progresistas, y parte de los partidos Liberal y La U entrando a participar en el gobierno, los cambios de mando en las entidades se veían venir. Solo en los últimos siete días se han producido cuatro salidas importantes: Natalia de la Vega, quien enfrenta además varios procesos en la Personería, dejó el Fondo de Vigilancia y Seguridad. La remplaza Nelly Mogollón, quien a su vez oficializó esta semana su salida como encargada de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos. También renunció el director del Instituto para la Economía Social (IPES) Jorge Pulecio.

La última en salir es Aura Deisy Ruiz, quien deja la dirección del Instituto Distrital de Acción Comunal (IDPAC). Sobre las renuncias de Ruiz y Pulecio poco se ha hablado. Fuentes de la administración le dijeron a este diario que había retrasos en la ejecución de los programas de ambas entidades. La renuncia de Ruiz pasó inadvertida en los últimos días en el gabinete distrital. De hecho, su salida se conoció en el momento en que la oficina de prensa del alcalde Gustavo Petro envió un comunicado este martes informando la posesión de la nueva directora de la entidad: Laura Patricia García Mejía.

Al parecer su salida se dio luego de las denuncias del Movimiento Político MIRA sobre los preocupantes retrasos en algunas obras a cargo del IDPAC. Carlos Guevara, vocero de esta corriente política, denunció el 9 de octubre que "la Administración Distrital a través del IDPAC y alcaldías locales invirtió $2.817 millones en la construcción y remodelación de 14 salones comunales en diferentes barrios de la ciudad, obras que a la fecha se encuentran inconclusas, convertidas en ruinas y en focos de inseguridad, es decir, esa platica se perdió".

A esta denuncia se sumó la voz del concejal Orlando Santiesteban: "No existe un inventario, ni un diagnóstico real de los salones comunales, de su estado, de su situación y menos de las condiciones sismo resistente de los mismos".

Por otro lado, Pulecio estuvo a cargo del programa de economía popular que propuso Petro en el plan de desarrollo (lo que incluye la reubicación de vendedores ambulantes y la inclusión de la población vulnerable a los proyectos productivos del Distrito). Sin embargo, el antiguo director del IPES le dijo a este diario que hubo algunas dificultades en la ejecución de los programas: "Habíamos acordado crear un banco para entregarle crédito masivo a los vendedores ambulantes pero no se pudo hacer por algunas diferencias que se presentaron en el Concejo".

La razón de su salida, sin embargo, no tiene que ver con la baja ejecución de algunos proyectos: "La renuncia se debe a que el alcalde me invitó a seguir en su administración como asesor de despacho en temas relacionados con el Plan de Ordenamiento Territorial. Cumplí el ciclo en el IPES y ahora quiero regresar a la Universidad Nacional como profesor asociado". Sobre su renuncia, que coincidió con la semana en que Natalia de la Vega y Aura Deisy Ruiz dimitieron de su cargo, Pulecio dice que "desde hace un mes le presenté la renuncia al alcalde pero él me pidió un plazo".

En cuanto a su gestión, Pulecio dijo que "durante mi administración logramos reestructurar el IPES. Antes había 350 empleados que estaban contratados por prestación de servicios y hoy tenemos 170 personas que ya están contratadas como profesionales de planta". En relación a la formalización de vendedores informales Pulecio explica que se han presentado "960 proyectos productivos; de los cuales el Banco Agrario declaró 509 viables y 298 no viables".

Luego de que el IPES realizara un convenio por $7 mil millones con la Corporación Minuto de Dios y otro con el Banco Agrario, dice Pulecio, "se garantizaron 2.800 créditos para los vendedores informales". La situación de los vendedores ambulantes, sin embargo, no ha presentado tantos cambios. Por lo menos así lo consideró la Personería de Bogotá en un informe presentado en agosto de este año: En la ciudad existen 4 'Puntos de Encuentro' que tienen 66 módulos y sólo tienen una ocupación del 37,9%, mientras que los 17 proyectos comerciales de propiedad del Ipes, con 1.375 módulos, tienen una utilización promedio del 62%”.

El antiguo director admite que no ha sido fácil reubicar a los vendedores: "El proceso a ha sido largo porque hay que recuperar la inversión y hacer capacitaciones para cada vendedor. Luego es necesario presentar un proyecto productivo y finalmente hay un desembolso de crédito".

La renuncia que no fue tan sorpresiva fue la de Natalia de La Vega. Durante sus 12 meses en el cargo, organismos de control, el concejal Javier Palacio y los medios de comunicación reseñaron irregularidades en cerca de 20 actos contractuales que fueron responsabilidad de la antigua directora del FVS. De hecho, De la Vega tiene un proceso abierto en la Personería por su presunta negligencia en la contratación del suministro de combustible a vehículos de la Policía Metropolitana y está siendo investigada por cerca de cinco contratos y actos administrativos de diferente índole. Fuentes de la Personería le dijeron a este diario que su destitución estaba "prácticamente lista". Además, la Contraloría ha emitido por lo menos quince informes sobre la entidad durante el período de De la Vega.

De hecho, tras la renuncia de Natalia de La Vega, la Personería inhabilitó a Cesar Manrique, director del Servicio Civil, por cuenta de la cuestionada compra de motos eléctricas en 2012, cuando se desempeñaba como gerente del Fondo de Vigilancia y Seguridad.

Sobre la renuncia de Nelly Mogollón no hay mayores explicaciones. En una entrevista con este diario, la antigua directora de la UAESP dijo que estaba cansada y que, aunque ha discutido con el alcalde, su salida se debe a una "serie de ajustes" que Petro está haciendo con su equipo.

Temas relacionados
últimas noticias

Libertad de culto

Sección: 
Bogotá