El presidente hablará hoy ante la plenaria de Naciones Unidas. Se espera que los temas principales de su discurso sean la lucha contra las drogas y la crisis de Venezuela.

Abren indagación preliminar a contralor de Bogotá por irregularidades en contratación

La Procuraduría trata de establecer si Juan Carlos Granados habría gestado una nómina paralela al interior de la entidad para presuntamente favorecer a personas que han hecho parte de su círculo de confianza en Boyacá.

Juan Carlos Granados Becerra. / El Espectador

Por presuntas irregularidades en materia de contratación, relacionadas con la supuesta existencia de una nómina paralela en la Contraloría de Bogotá, la Procuraduría General de la Nación abrió este lunes una indagación preliminar contra Juan Carlos Granados, actual contralor de la capital del país. (Lea: ¿Quiénes rodean al contralor de Bogotá?) 

De acuerdo con el ente de control, se trata de establecer si el funcionario habría creado una nómina paralela al interior de la entidad, al parecer, para presuntamente favorecer a personas que han hecho parte de su círculo de confianza en Boyacá (de donde fue gobernador en 2012). Lo anterior, en opinión de la Procuraduría, se configuraría como una falta disciplinaria, agravada además por viajes de directivos al exterior que autorizó Granados para supuestas capacitaciones.

Estos hechos fueron denunciados por uno de los sindicatos de la Contraloría Distrital, que acusa al contralor de haber ordenado más de 300 contrataciones a través de la figura de prestación de servicios, de los cuales el 28%, son oriundos de Boyacá. Según la agremiación, los contratos serían concesiones del funcionario para pagar favores políticos mientras fue gobernador de Boyacá.

“El órgano de control tomó esta determinación para verificar la veracidad de las denuncias presentadas por el Sindicato de la Contraloría y establecer si el funcionario ha actuado en contravía con sus obligaciones”, señaló la Procuraduría. (Lea: Contralores, a la medida)

Una investigación realizada por El Espectador logró rastrear las relaciones del contralor, determinando que bajo su gestión han pasado personas que han hecho parte de su círculo de confianza en Boyacá; miembros y excandidatos de las bancadas que lo respaldaron para llegar a la Contraloría; herederos electorales de políticos procesados por el carrusel de la contratación y hasta las hijas de magistrados de la Corte Suprema, Leonidas Bustos y Gustavo Malo, investigados por el “cartel de la toga”.

En respuesta, granados manifestó, por un lado, que no conoce a todos sus funcionarios ni tiene cómo saber de sus relaciones. Por el otro, porque los que entran a la entidad llegan por sus calidades profesionales o porque los conoció como excelentes funcionarios en otras entidades, como es el caso de la exesposa de uno de sus padrinos políticos. ¿Y los excandidatos? “Eso tampoco debería generar polémica o ¿si alguien fue candidato o es familiar de determinada persona, lo inhabilita para trabajar? Yo no creo”, respondió a este diario.

Respecto a las denuncias contra el contralor de Bogotá en el caso de Odebrecht –se investiga si recibió $200 millones para su campaña a la Gobernación por parte de la multinacional brasilera– la Procuraduría anunció que dio traslado a las Delegadas para la Contratación Estatal y la Moralidad Pública para que “inicien el proceso disciplinario, teniendo en cuenta que este despacho no es competente para investigar las actuaciones de los gobernadores”. (Lea: Los entes de control tienen dando explicaciones al contralor de Bogotá)

 

últimas noticias