Absuelven a funcionarias del Hospital El Tunal investigadas por muerte de embarazada

La gerente de la Subred de Servicios de Salud Sur y la subgerente fueron exoneradas por la Procuraduría. La Personería las investigaba por aparentes fallas en el suministro de medicamentos para el correcto funcionamiento del Hospital.

El Hospital El Tunal hace parte de la subred de Sur, integrada por los centros médicos de Usme, Nazareth, Vista Hermosa, Tunjuelito y Meissen. / Archivo - El Espectador

Hace casi un año, en junio de 2017, falleció en el Hospital del Tunal una mujer embarazada que presentaba preeclampsia. Según denunció en su momento la Personería de Bogotá, la víctima, de 34 años, perdió la vida por falta de un medicamento neuroprotector (sulfato de magnesio) durante su atención. Por estos hechos, en septiembre fueron suspendidas dos directivas de la Sudred de Servicios de Salud Sur (sector responsable del centro hospitalario) por presunta negligencia. Pasados 10 meses, otro ente de control decidió absolver a las funcionarias.

(Lea: Por aparente negligencia, suspenden a dos directivas de la Secretaría de Salud de Bogotá)

Se trata de Claudia Prieto y Jeannette Pava, gerente y subgerente de la Sudred respectivamente, quienes eran investigadas por supuestamente no haber suministrado los medicamentos indispensables para el correcto funcionamiento del Hospital El Tunal, hecho que habría derivado en la muerte de la mujer. En un fallo de la Procuraduría Segunda Distrital, ambas funcionarias resultaron absueltas tras determinarse que no incurrieron en ninguna falta grave.

Tras dar sus explicaciones, atender los cuestionamientos de control y mostrar las pruebas de su actuar, la gerente y subgerente de la Sudred fueron exoneradas de los cargos. Adicionalmente, por orden de la Procuraduría, se retiró cualquier tipo de responsabilidad disciplinaria por los hechos. Según el ente de control, no es función de las suspendidas administrar medicamentos, por lo tanto no se les puede endilgar responsabilidad alguna por algo que no es su función. Tal hecho, dice el fallo, no fue verificado por la Personería de Bogotá en el manual de funciones del cargo de las funcionarias suspendidas. 

Según la Procuraduría, se verificó que el medicamento sulfato de magnesio sí estaba disponible en el Hospital al momento de la atención de la paciente. No obstante, sostiene que la Personería no verificó esa situación y se limitó a hacerle caso a un escrito anónimo que, al parecer, habría sido realizado por una Fundación que antes manejaba este servicio y el de pediatría.

(Lea: Directivos de Hospital El Tunal, a responder por falta de medicamentos e insumos)

En el transcurso de la investigación, la Personería había logrado determinar que la paciente estuvo los dos primeros días de hospitalización sin el suministro de la medicina, a pesar de que su situación era de alto riesgo: en dos embarazos anteriores presentó la misma situación y en uno de ellos perdió el bebé.

Ante la situación, un médico de manera desesperada “tuvo que romper el carro de paro (compartimento médico de emergencia) para utilizar el medicamento que sólo se encontraba allí”, pero al parecer no fue suficiente. La mujer murió a los seis días de entrar al Hospital El Tunal, un hecho que para la Personería es más que preocupante, ya que dicha droga es esencial para tratamientos ginecoobstetras que, comprado en grandes cantidades, no cuesta más de $300 la unidad.

Cuando se abrió la investigación, la Personería acusaba a las funcionarias de no tener al día los inventarios de farmacia, dado que –en el momento de la atención– no se contaba con el medicamento, el cual requería la paciente y que no fue suministrado de forma oportuna, lo que habría causado su muerte. En opinión del organismo, la falta de ambas directivas era ‘gravísima’, en tanto se habría omitido o retardado sin justificación alguna el ejercicio de las funciones de su cargo, situación que permite que se origine un riesgo grave o un deterioro de la salud.

(Lea: Abren investigación en hospital El Tunal)

“A las servidoras se les cuestiona su presunta falta de dirección y no estar atentas a la existencia de los medicamentos en la farmacia del Tunal, y en concreto el sulfato de magnesio, para procurar la integralidad del buen servicio a la paciente (…) La grave situación está transcrita en el parte médico encontrado por la Personería: ‘Paciente que tiene indicación de sulfato de magnesio; sin embargo, no se ha administrado por no disponibilidad en la institución’”, aseguró el organismo.

En su momento, la Secretaría de Salud de Bogotá respondió que la paciente ingresó a la unidad de urgencias de El Tunal el 03 de mayo de 2017, remitida de la Unidad de Servicios El Carmen “en buenas condiciones y con cifras de tensión arterial normales”. Ese mismo día, ya en el Hospital, le fue practicada una cesárea.

Sin embargo, la administración afirma que a la mujer sí le fue ordenado el medicamento requerido, “el cual siempre estuvo disponible en la canasta de código rojo del piso, tal y como consta en la nota de la historia clínica”. El Distrito sostiene que cinco días después de practicada la cesárea, la paciente presentó cuadro convulsivo, pérdida del conocimiento y paro cardiorespiratorio.

 

***

Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook: