Advierten que nuevo puente vehicular en la 7ª con 26 no serviría para tranvía

Al parecer, las adecuaciones de la estructura costarían más de 5.000 mil millones de pesos.

Este martes el secretario de Transparencia de la Presidencia de la República, Carlos Fernando Galán, alertó que el recién inaugurado puente vehicular de la carrera Séptima con calle 26 no sería apto para el tranvía que quiere construir el alcalde Gustavo Petro en ese corredor vial.

Galán, en diálogo con Caracol Radio, dio a conocer un documento firmado por Pablo Emilio Morales, director de interventoría de la obra, en donde éste le comunica al Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) que la estructura no sería apta para ese nuevo modelo de transporte.

"El puente construido no posee las características técnicas necesarias para que sea utilizado como viaducto para un sistema tipo tranvía", dice el documento conocido por Galán.

El exconcejal de Bogotá, Carlos Fernando Galán, le envió una carta al alcalde Gustavo Petro en donde le manifiesta su preocupación por los recursos de más que se deberían invertir en las adecuaciones al puente, que, según él, oscilan entre los cinco mil y ocho mil millones de pesos.

Lo más grave es que la carta del interventor da cuenta de varias comunicaciones enviadas al IDU requiriendo información sobre el tipo de sistema que pasaría por el puente para prever los ajustes necesarios. Sin embargo, según la carta, la respuesta dada por el instituto el pasado 7 de mayo reza: 'con relación a la definición del tipo final de tranvía que se piensa utilizar, se comunica que la administración distrital no tiene definido ningún tipo específico, debido a que en la actualidad se están adelantando los diseños preliminares para el sistema propuesto'", dijo Galán a esa emisora radial.

María Fernanda Rojas, directora del IDU, le dijo también a Caracol Radio, que será necesario hacer un reforzamiento en el puente cuando estén definidas las características del tranvía.

"La estructura del puente es funcional y no será necesario derribarla ni cambiarla”, señaló Rojas.

La edificación tuvo una duración de cinco meses y hace parte del proceso de construcción de la estación subterránea Museo Nacional. Con la ampliación de un carril adicional por cada sentido de circulación, el nuevo puente vehicular cuenta con cuatro carriles para tráfico mixto y dos para el sistema Transmilenio.

La obra no tuvo ninguna adición presupuestal y se realizó con los $3.700 millones previstos en su inicio.