Alcalde Peñalosa convenció a Santos: el metro será completamente elevado e irá por la Caracas

La Nación pondrá $9,6 billones para la obra, que corresponde al 70 % de su costo. Su construcción empezará en 2018 y esperan que entre a rodar en 2022.

El metro elevado, un proyecto que el alcalde Enrique Peñalosa venía cocinando desde 2014, se encarriló este sábado. A pesar de que en meses pasados se habló de implementar algunos tramos subterráneos, el presidente Juan Manuel Santos anunció desde la Casa de Nariño que la decisión final es que será completamente elevado y que lo respaldará con $9,6 billones, que corresponde al 70 % de su costo. En la alocución, el alcalde le contó al presidente los lineamientos de la obra a través de diapositivas y videos.

"A diferencia de proyectos pasados, el metro del presidente Santos sí se hará", dijo Peñalosa al iniciar su intervención. Anunció que la primera línea se construirá en tres fases. El punto de partida de las dos primeras será el Portal de las Américas, al suroccidente de la ciudad, pasará por la avenida Primero de Mayo y tomará rumbo a la avenida Caracas hasta la calle 72. (Lea: Para Peñalosa el metro elevado era feo, ahora es la mejor opción)

La tercera etapa contempla llevar la línea hasta la calle 127 con autopista Norte. Con este trazado, según Peñalosa, en el futuro se conectarán otras líneas del metro hacia el norte y el occidente de la ciudad. En total, son 30,58 kilómetros de trayecto. De las 15 estaciones 10 estarán conectadas con Transmilenio.

El plan es que a principios de 2017 se estructure la licitación, que se abrirá a mediados de ese año y será adjudicado en el primer semestre de 2018. El metro estaría rodando en sus dos primeras fases en 2022.

La pregunta de cómo la Nación hará el respaldo financiero al proyecto se resolverá en menos de un mes, según el presidente Santos, cuando se firme el Conpes, un documento técnico que será sometido a la consideración de diferentes ministros.

Con la firma, la obra asegura un aporte de $9,6 millones que hará la Nación, el 70% de su costo, que se sumarán a los cerca de $4 billones que pondrá el Distrito para completar el valor de la primera línea: $13,8 billones.

En el anuncio, los mandatarios aprovecharon para defender las bondades de un metro elevado sobre uno subterráneo. Según ellos, los trenes por el aire movilizan mayor cantidad de pasajeros, unos 990.000 diarios. También sería más económico. De acuerdo con el estudio realizado por la consultora francesa Systra, con el presupuesto que construirán 25 kilómetros de aéreo, se hubieran hecho sólo 17 de subterráneo. Por último, aseguraron que el tiempo de construcción se reduce en dos años.

En cuanto al diseño, los trenes tendrán seis vagones y 142 metros de largo, 100 % eléctricos. Contemplan que la línea -con una altura entre 8 y 12 metros- esté rodeada de espacios públicos, con zonas verdes y parques. Las estaciones contarán con ascensores, locales de comida, bancos, baños y parqueaderos para bicicletas, incluso propusieron instalar auditorios y jardines infantiles. El objetivo, para Peñalosa, es que se conviertan en sitios de encuentro para los habitantes de las localidades.