Antiguo Gimnasio Femenino, en riesgo

Desde que la Corte Constitucional suspendió el proyecto Serranías de los Nogales, el bien de interés cultural quedó a la deriva. Empresa admite que el edificio podría colapsar.

El antiguo Gimnasio Femenino.

El antiguo Gimnasio Femenino fue construido en 1944: es un edificio blanco de tres pisos, formado por pabellones. No hubo espacio en Quinta Camacho, tampoco en La Porciúncula y Emaus. La última opción para construirlo fue en un terreno de 184 fanegadas conocido como ‘finca Rosales’. Hoy, rodeado de edificios modernos, en uno de los barrios más exclusivos de la ciudad, el edificio trata de subsistir. (Vea video de los testimonios frente al deterioro del antiguo Gimnasio Femenino)

El desarrollo urbano de la ciudad no arrasó la estructura del Gimnasio Femenino.  La caja de compensación Colsubsidio se hizo cargo del predio desde 1967. Sin embargo, hasta 1997 el  edificio fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC). Esto quiere decir que “es necesario conservarlo como parte de la memoria cultural de los habitantes”, y que se “debe conservar o recuperar su estructura original. No está permitida la demolición parcial o definitiva”.

En la misma dirección en donde está asentado el inmueble (Calle 79 B No. 4 – 26) avanzaba, hasta hace 15 días, el proyecto Serranías de los Nogales; un multimillonario proyecto de Pedro Gómez y Cía., que contemplaba la construcción de tres torres de ocho pisos, con 60 apartamentos y 183 parqueaderos. La Corte Constitucional le dio la razón a los habitantes del Edificio Belmonte III, que denunciaron irregularidades en la ejecución del proyecto, y ordenó la suspensión de la obra.

Pedro Gómez acató el fallo de la Corte. La obra, hoy, es custodiada por cuatro vigilantes. El empresario se mostró preocupado por la vulnerabilidad de las tres torres y del antiguo Gimnasio Femenino. De hecho, los arquitectos que estaban ejecutando el proyecto le dijeron a este diario que “la estabilidad del edificio se encuentra en riesgo por la suspensión de la obra. La fachada del segundo y tercer piso se encuentra completamente suelta”. El reforzamiento estructural del antiguo Gimnasio Femenino avanzaba en un 35%.

No obstante, la vulnerabilidad del edificio no depende solamente del fallo de la Corte. Maria Eugenia Martínez, directora del Instituto Distrital de Patrimonio Cultural (IDPC) señala que “existe un problema de paisaje, si se considera que la clasificación de este edificio es de conservación integral. Al ser integral, la densificación del predio, con tres torres de ocho pisos, le pone un problema al área de conservación”.

De hecho, el 12 de noviembre de 2013, el IDPC expidió la resolución 886, que negó la solicitud de Pedro Gómez para modificar los espacios interiores dentro del predio. La pretensión de la constructora consistía en dividir los apartamentos que serían edificados al interior del Gimnasio Femenino. Actualmente, el IDPC estudia otra solicitud de Pedro Gómez para realizar modificaciones en al interior del predio de conservación. En todo caso, la empresa de construcción cuenta con la aprobación para intervenir arquitectónicamente el predio desde 2008, año en que el IDPC la autorizó.

En 2011, Rubiel Ocampo y María Helena Forero, representantes de legales de dos conjuntos colindantes con Serranías de los Nogales, solicitaron revocar los permisos que entregó el IDPC desde 2008 para intervenir el inmueble de conservación. La solicitud de los vecinos, sin embargo, no fue aceptada por la entidad. Mientras Pedro Gómez espera la decisión del Consejo de Estado sobre el recurso de nulidad interpuesto por su empresa, el edificio del antiguo Gimnasio Femenino continuará endeble. Fuentes cercanas al proceso le dijeron a este diario que Gómez evalúa la posibilidad de desarrollar una construcción educativa o comercial en el predio.