"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 9 horas

Aparece sacerdote golpeado y drogado con escopolamina en Bogotá

Su familia le perdió el rastro desde el 16 de diciembre cuando salió a rezar una novena. Este lunes lo encontraron en el Hospital Simón Bolívar inconsciente por los golpes que recibió y sin sus pertenencias.

Archivo

Esta mañana la búsqueda del sacerdote Álvaro Jaramillo, de 47 años, desaparecido desde el pasado viernes 6 de noviembre se detuvo. Sus familiares que habían difundido las imágenes del padre en redes sociales e interpuesto la denuncia de su desaparición en la Policía lo encontraron inconsciente en el Hospital Simón Bolívar de la localidad de Chapinero. 

Al parecer, el sacerdote fue víctima de un robo por las múltiples lesiones que recibió en su cuerpo y los restos de escopolamina que hallaron en su organismo, tras una serie de exámenes médicos que le realizaron en el Hospital. (Lea: Robos con escopolamina: riesgo que aumenta en temporada navideña)

De acuerdo al testimonio de su hermano Sergio Jaramillo, su familia se percató de que algo andaba mal con el padre cuando le tocaron en la habitación la mañana del 17 de diciembre y no respondió. “Teníamos un compromiso en el municipio de Cota, íbamos a hacer una novena pero Álvaro no estaba en su cuarto. Él es muy cumplido, de haber cancelado el evento me habría avisado. Por eso, me di cuenta que algo no estaba bien”, señaló Jaramillo a City Noticias.

Al percatarse de la ausencia de su hermano, se comunicó con sus familiares para saber si se encontraba con alguno de ellos, pero la respuesta fue fallida. Después de horas y días sin información sobre el sacerdote se difundieron en redes sociales sus fotografías y se informó a la Policía sobre su desaparición, pero solo hasta este lunes lo hallaron.

Según Alejandra Samper, familiar del padre, la ropa del sacerdote está llena de sangre y sus documentos están perdidos. Todavía no han podido hablar con el afectado por los efectos de la escopolamina, pero todo indica que fue un robo. “Es inhumano lo que le hicieron, él no es una persona problemática para que lo hayan golpeado de una forma tan violenta. Espero que las autoridades encuentren a los responsables de los hechos”, manifestó.

Tras el incidente, el sacerdote postergará un viaje de donación de regalos para niños con VIH que tenía planeado hacer esta semana a la ciudad de Villavicencio.