Aplazada audiencia en caso Sergio Urrego

Por un error administrativo de los juzgados de Paloquemao, se aplazó la audiencia de imputación de cargos a la exrectora Amanda Azucena Castillo y la psicóloga Ivonne Cheque, del colegio Gimnasio Castillo Campestre, quienes habrían discriminado a Sergio Urrego por su orientación sexual, haciendo que éste decidiera quitarse la vida el 4 de agosto de 2014.

Alba Reyes, madre de Sergio Urrego, en los juzgados de Paloquemao. /Gustavo Torrijos

El centro de servicios de Paloquemao citó a las 11 a.m. la audiencia que programó para las 8 a.m. y, como si fuera un chiste crudo y de mal gusto, envió a nombre de Urrego la citación que debía ir dirigida a su madre, Alba Reyes. Cuando las partes se presentaron ya no tenían sala asignada. La exrectora Castillo y la psicóloga Cheque no se presentaron en los juzgados; sólo enviaron un apoderado que recibió la notificación de aplazamiento y se fue.

La Fiscalía pensaba imputar ante un juez de garantías tres delitos a Castillo y uno a Cheque. Contra la exrectora intentará probar que incurrió en discriminación, falsa denuncia y ocultamiento de pruebas agravado. Este último por los presuntos obstáculos y amedrentamientos a estudiantes y padres de familia para que no rindieran testimonio a las autoridades. La fiscal también propondría declarar víctima al compañero de Sergio Urrego. pues es claro que este joven, menor de edad, es una víctima más y tiene información, en el caso del delito de falsa denuncia, de que la exrectora Castillo lo presionó, así como a sus padres, para que denunciaran penalmente a Sergio Urrego como supuesto acosador sexual, a cambio de permitirle graduarse de once. Incluso, el ente acusador intentará demostrar que dicha denuncia se redactó en el colegio, que queda en Tenjo.

A la psicóloga Cheque le imputará sólo el delito de discriminación (excarcelable), por exigirle a Sergio Urrego y su familia un certificado de acompañamiento psicológico todos los meses hasta el día de su grado, luego de conocer su orientación sexual.

A la espera de una nueva fecha de audiencia de imputación de cargos, y pendientes de los vencimientos de términos de las acciones penales, quedaron los familiares y amigos de Sergio Urrego. Varios de sus compañeros de la Unión Libertaria Estudiantil, así como activistas de la comunidad LGBTI, estuvieron a las afueras de los juzgados, con pancartas y banderas, para recordar a su amigo y para decirles a los transeúntes y ciudadanos que “nadie merece ser matoneado o humillado por ser diferente, por sentir diferente”.

Temas relacionados