Ramón Torrá participó en la presentación del proyecto del área metropolitana de Bogotá

Área metropolitana:el ejemplo que puede seguir Bogotá de Barcelona

El director del área metropolitana de la ciudad española habla sobre la consolidación de esta figura en su país, de la importancia de llegar a consensos entre la capital y los municipios, y los retos que enfrenta Bogotá para crearla.

Ramón Torrá es el director del área metropolitana de Barcelona, España, la cual conforman 36 municipios de Cataluña. ProBogotá

El área metropolitana de Barcelona se creó en 1968, pero se consolidó hasta 2010. ¿Cómo fue este proceso?

Es una institución nueva, pero con una historia antigua. Podemos hablar de unos 170 años, desde el siglo XIX cuando ya existía un planteamiento de algo más allá de lo que era Barcelona. La figura se creó tras la migración masiva que se dio hacia Barcelona y por los problemas de vivienda informal, salud y ocupación de suelo que todo esto conlleva. La idea evolucionó hasta la prestación de servicios comunes, como transporte público y saneamiento, así como en la creación de la Corporación Metropolitana de Barcelona, con un plan de ordenamiento del territorio propio y con la prestación de los servicios como saneamiento, tratamiento de residuos y transporte público. Sin embargo, se generaron una serie de hechos, protagonismos y enfrentamientos entre el que era el presidente de Cataluña y Pasqual Maragall, alcalde de Barcelona, por lo que se disolvió el área metropolitana y se crearon las entidades de transporte, medioambiente y una institución en la que se agrupan los municipios que quisieron seguir trabajando conjuntamente. Esto hasta 2010, que una nueva voluntad política revivió el área metropolitana unificando las tres unidades y añadiendo nuevas competencias. El Parlamento de Cataluña aprobó por unanimidad su reestructuración y así se da continuidad a la configuración metropolitana.

¿Cómo definieron las temáticas y labores que haría el área metropolitana?

Esto fue un proceso largo. Primero, en cuanto al ordenamiento urbanístico que es el tema central y es la base de todo. Luego se determinaron las problemáticas que cada municipio que por separado no puede afrontar como la movilidad o vivienda, ya que son temas que involucran a más de un municipio. El mejor ejemplo es el tema del cenicero, si tiras la ceniza en el suelo nunca sabes donde va a caer.Otro de los temas es el tratamiento de residuos, ya que es prácticamente imposible que cada municipio por sí solo, por espacio y por capacidad tecnológica, tenga un modelo propio. Este es un proceso de confianza entre todos los municipios, de asumir las cuotas de solidaridad, de confianza, de eficiencia, de economía y, sobre todo, es un proceso, no es crear sino de llevar la creación en la que se debe crear un orden.

¿Qué ha sido lo más difícil de tratar en la conformación del área?

Lo primordial ha sido la confianza. Hay distintos actores institucionales, hay 36 municipios, una administración superior y provincial, por lo que ha sido importante desde el principio generar confianza para llegar a acuerdos y soluciones en momentos como la actual crisis económica que vive España.

¿Qué han enfrentado ante la crisis?

El gran reto de los últimos años ha sido mantener la calidad. Lo primero en que pensamos fue proteger los servicios que estamos ofreciendo; lo segundo ha sido dar respuesta a las nuevas necesidades que se van produciendo a pesar de las dificultades económicas, y la tercera ha sido enfrentar el cambio de escenarios políticos, la aparición de nuevas figuras que deben comprometerse, tanto de izquierda como de derecha, a preservar la idea central del área metropolitana. Creo que en este momento lo hemos conseguido, pero no ha sido nada fácil.

¿Cómo ha funcionado la integración del transporte en el área metropolitana?

Aquí el esquema de transporte ha ido evolucionando para tener una red única de metro y otros esquemas con operadores privados. Por el otro está el tema financiero, y para esto, tenemos una tarifa única en todo el área y una acotación de tarifas sociales, para lo que hemos construido un músculo financiero fuerte para evitar el déficit y así responder de manera uniforme en todos los operadores.

¿Qué tan viable es que Bogotá tenga un área metropolitana?

Lo más importante es que sea una iniciativa de la sociedad civil que reclama respuestas a problemas de gobernanza. Esto es un caso singular que en cierta medida responde a la complejidad política colombiana. También influye la duración de los mandatos, es decir, los cuatro años que duran los alcaldes, ya que generar consensos en tiempos tan cortos es difícil, por eso es importante el impulso de la sociedad civil; lo segundo es que se está haciendo un reconocimiento de las problemáticas, que requieren respuestas colectivas por los gobernantes; y lo tercero, creo que se ha realizado un buen trabajo técnico de análisis de la realidad y se tiene en cuenta lo que se está haciendo en el mundo. Al final, los temas claves serán el consenso, los acuerdos y posteriormente la consolidación de instrumentos de gobernanza que permitan la consolidación del área metropolitana.