Arranca la carrera por las 'bicis' públicas

El proyecto para crear un programa de préstamo de bicicletas arrancará en la zona del Centro, Chapinero y Chicó. El costo de la membresía diaria no podrá superar los $2.800.

Bogotá quiere consolidarse como la capital del uso de la bicicleta en Latinoamérica y convertir este vehículo en un medio de transporte alternativo. Después de haber sido pionera con la ciclovía y de tener una de las redes de ciclorrutas más extensas de la región (376 kilómetros), el siguiente paso es tener el Sistema de Bicicletas Públicas (SBP). La Secretaría de Movilidad ya abrió la convocatoria pública para elegir al concesionario que implementará y operará este proyecto durante seis años.

¿Cómo sueña el Distrito su sistema de préstamo de bicicletas públicas? De acuerdo con el proyecto de pliegos que hoy presentará la Secretaría, la ciudad se dividió en ocho zonas donde el contratista desarrollará el programa (ver gráfico), y rodarán 2.851 vehículos en total. La zona más grande será la del Centro Internacional-Chapinero-Chicó-Candelaria. Esta área irá desde la calle 7 hasta la calle 100, entre la carrera 7ª y la autopista Norte y avenida Caracas, un tramo a lo largo del cual habrá unas 84 cicloestaciones. Todas deben ser automáticas y modulares, de manera que se puedan trasladar fácilmente.

El resto de zonas definidas, según los estudios de la firma Steer Davies and Gleave, son Kennedy, Polo, Los Alcázares, Galerías, Teusaquillo, Santa Bárbara y Usaquén. El contratista ganador tendrá que implementar como mínimo la zona del Centro Internacional-Chapinero-Chicó-Candelaria y la de Kennedy, en 18 y 24 meses, respectivamente. El resto de las seis zonas las podrá proponer como parte de la expansión del sistema durante los seis años que lo operará.

El esquema en que funcionará el sistema será similar al del transporte público, donde el operador se encarga de contratar el personal, el mantenimiento de los vehículos y en general de garantizar el servicio. Además, las empresas que compitan por ganar la concesión deben proponer el nombre del sistema (algunos de los que se han usado en el mundo son Bicing en Barcelona y Vélib en París), el diseño de las bicicletas y el costo de las membresías o suscripciones para que los ciudadanos puedan usarlas.

Como el Distrito quiere que los ciudadanos de todos los estratos puedan usar las ‘bicis’, aunque el contratista puede sugerir el precio de las membresías, la Secretaría determinó que el costo máximo diario debe ser de $2.800 y de $95.000 si es anual. En ciudades como París y Washington, además de la suscripción, los contratistas cobran un depósito de unos 200 dólares para protegerse en caso de pérdida o robo de la bicicleta. En Bogotá, una cifra de este tipo no es un incentivo para los usuarios, así que el concesionario deberá hacerse cargo de este asunto.

Otro aspecto importante del proyecto es que los ciudadanos podrán hacer “viajes ilimitados menores a 30 minutos” al pagar su membresía, como lo señalan los pliegos de la Secretaría de Movilidad. La suma que pagarán por los viajes que superen este tiempo será indicada por el contratista. También será necesario el uso de casco y chalecos reflectivos, así que el concesionario puede entregarlos gratuitamente o, por lo menos, ofrecerlos a los usuarios por $45.000 y $10.000 por unidad, respectivamente.

Para pagar las membresías, los usuarios que no tienen tarjeta de crédito pueden pagar en efectivo, pues Bogotá, y en general Colombia, no tienen un alto nivel de bancarización como en las ciudades europeas.

Las opciones financieras que proponga el operador del sistema para lograr que la gente se anime a entrar en su negocio de ‘bicis’ públicas y no perder estos vehículos en el comienzo de la operación (por robos o pérdidas, que en el mundo llegan al 10% de vehículos anuales), son algunos de los mayores retos para los proponentes. Se estima que la inversión sea de al menos $30 mil millones.

La capital espera 25 mil viajes al día y cerca del 74% de estos recorridos provendrían de usuarios de estratos 1, 2 y 3. Esto equivale a alrededor de 19 mil viajes al día, mientras que el 26% de los viajes serían de los estratos 4, 5 y 6.

Hasta el 16 de mayo, Movilidad recibirá las propuestas para definir al futuro operador del primer Sistema de Bicicletas Públicas de Bogotá. Se espera que en la primera semana de junio esté listo el nombre del concesionario ganador, para ver si por fin las bicis empiezan a rodar a finales de este año. Desde 2008 el Concejo aprobó la implementación de un sistema de transporte alternativo de este tipo en la ciudad.

 

 

[email protected]

@VeronicaTellez