La nueva flota costará $1,6 billones

Arranca proceso para renovar 1.162 buses viejos de Transmilenio

Se trata del 58 % de la flota actual, que será remplazada para darle paso a 1.400 vehículos nuevos. Un pendiente que, al menos para la fase I, debió hacerse hace cinco años.

La adjudicación de los contratos se realizaría en julio y los nuevos buses empezarían a llegar a finales del año. Su entrada plena en operación sería de forma paulatina durante todo 2019. Gustavo Torrijos /El Espectador

Era una tarea que no podía postergarse más. Este jueves, Transmilenio dio inicio al proceso de licitación para renovar la flota más vieja del sistema, correspondiente a sus fases I y II. ¿La meta? Remplazar 1.162 buses (el 58 % de la flota actual) y poner en operación alrededor de 1.400 vehículos nuevos entre articulados y biarticulados.

El proceso arrancó con la publicación de los prepliegos, es decir, las condiciones que deberán cumplir los interesados para la participar en la licitación. Con esto se busca que los eventuales oferentes –al igual que los ciudadanos– expresen sus inquietudes, comentarios y observaciones.

La renovación de la flota es un pendiente que no da espera, dado que de los de 2.005 articulados con los que cuenta el sistema, el 53 % tiene más de 10 años y rodea el millón de kilómetros recorridos. Lo anterior, ha implicado no solo frecuentes fallas mecánicas, sino contaminación ambiental. Precisamente, uno de los objetivos de la licitación es poner en operación vehículos con tecnologías más limpias y amigables con el medio ambiente.

(En contexto: Buses viejos de Transmilenio, una de las causas de la accidentalidad)

Se estima que adquirir la nueva flota demandará una inversión de $1,6 billones y el costo de la operación y mantenimiento de los buses se calcula en $5.5 billones. La idea es que los buses operen 10 años como mínimo. Sin embargo, su vida útil podrá extenderse dos años más, dependiendo de la entrada de la nueva flota.

Si todo sale como está previsto, la adjudicación de los contratos se realizaría el próximo 5 de julio y los nuevos buses empezarían a llegar a finales del año. Su entrada plena en operación sería de forma paulatina durante todo 2019. De los 1.400 buses nuevos, el 67% serán biarticulados y el 33% restante articulados.

La renovación de la flota, al menos para la fase I de Transmilenio, debió hacerse en 2013. El contrato inicial señalaba que los buses tendrían una vida útil de 850.000 kilómetros recorridos. Sin embargo, la pasada administración, ante la incapacidad para abrir el proceso licitatorio, decidió renegociar el contrato y ampliar la vida útil a 1,1 millones de kilómetros.

El actual gobierno distrital también amplió la vida útil de los buses hasta 1,5 millones de kilómetros. La razón: según certificaciones de los fabricantes y la ley, los buses pueden operar hasta 20 años. No obstante, es clave señalar que los vehículos son sometidos a una alta exigencia, si se tiene en cuenta el estado de las vías y que a diario usan el servicio al menos 2,5 millones de personas.

¿Cómo será el proceso licitatorio?

Atendiendo los parámetros fijados por Financiera de Desarrollo Nacional y para minimizar el riesgo de la operación, se estructuró un nuevo modelo de negocio que separó la contratación en dos componentes: provisión de flota, por un lado, y operación y mantenimiento de los buses y patio talleres, por el otro.

“La relación entre el proveedor de los buses y el operador estará atada al seguimiento del mantenimiento de la flota, medida con base en indicadores clave de desempeño (conocidos como KPI). A diferencia del modelo que existe hoy en el sistema, en caso de incumplimiento de los KPI, el nuevo modelo prevé la retoma y reasignación de la flota a un operador con un desempeño superior”, detalló Transmilenio.

Los prepliegos de la licitación están a disposición de todos los interesados y potenciales oferentes en la plataforma SECOP II. Para participar, tendrán que acreditar el cierre financiero mediante compromisos de desembolso o financiación de la nueva flota. Los participantes podrán ser financiadores, inversionistas, fondos de capital privado, operadores, fabricantes, o quienes cumplan con los requisitos de experiencia y capital exigido.

 

***

Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook:

 

 

últimas noticias