Participaron casi 50.000 personas

Arrancó segunda fase del proceso para diseñar el Corredor Verde en la Séptima

Noticias destacadas de Bogotá

El Distrito anunció que finalizó la primera etapa de socialización para la construcción del nuevo proyecto que irá por la Séptima. En esta fase, la ciudadanía entregó su visión sobre el Corredor Verde mediante varios canales de participación. En los próximos 17 días, se procesarán las propuestas y se definirá la viabilidad para la fase dos del Metro de Bogotá.

La construcción del Corredor Verde en la carrera Séptima (CV7) será una de las obsesiones de la administración distrital. Y no es para menos, pues no solo fue una de las grandes promesas de campaña de Claudia López en su carrera hacia la Alcaldía de Bogotá, sino que lleva a cuestas el hecho de ser el proyecto que echó para atrás la troncal de Transmilenio (TM), cuya licitación si bien estaba detenida por demandas, también tenía todo listo para ser adjudicada en el momento en que se levantaran las trabas jurídicas. Es por eso que el Distrito tiene sobre sí una estricta vigilancia sobre los pasos del proceso, misma razón por la que se han venido presentando de forma periódica los avances y se han intentado respetar las fechas anunciadas.

>LEA: De TM al Corredor Verde: así se garantizaron los recursos para las obras de la Séptima

De acuerdo con ese cronograma, esté sábado finalizaba la primera etapa, en la que ciudadanía pudo entregar su visión sobre el CV7. Desde el Planetario, el Distrito reveló los resultados de esa primera etapa, en la que participaron 49.077 ciudadanos. De ese total, 42.907 personas enviaron sus propuestas mediante los canales de participación habilitados (Bogotá Abierta, WhatsApp y el portal Septimaverde.gov.co), y 6.170 remitieron sus ideas a través de la aplicación StreetMix, que permite realizar diseños online con la distribución de espacios que cada participante imagina.

Los resultados fueron presentados por las entidades responsables de esta primera etapa de participación: el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), la Secretaría de Movilidad y el Instituto Distrital de Participación y Acción Comunal (IDPAC), por supuesto encabezados por la alcaldesa López. Según los voceros de cada entidad, además de esas herramientas de consulta, esta primera etapa de participación contó con otros instrumentos como talleres, foros temáticos, actividades sectoriales y poblacionales. No está de más recordar que si hubo algo que tuvo en contra la troncal de TM fue que, para muchos vecinos y usuarios de la Séptima, no se hizo la suficiente participación y socialización del proyecto.

>LEA: Corredor Verde de la carrera Séptima se puso en marcha con proceso de co-creación

“La Séptima es un espacio para la vida, para encontrarse, moverse y disfrutar Bogotá. Desde hace años la ciudadanía ha manifestado cómo se la imagina y hoy, gracias a un proceso participativo tenemos todos los aportes ciudadanos para avanzar en el diseño del Corredor Verde”, aseguró la mandataria.

Para la alcaldesa López, justamente esta etapa de participación es un resumen de algo que pretenden cambiar en cuanto a los proyectos de infraestructura. Es decir que no solo haya una socialización de las obras, sino una co-creación de cada proyecto. "Seguro que entre todos pensando, se nos ocurren mejores cosas. Eso no solamente crea mayor sentido de comunidad y de construcción colectiva, sino que además, seguro que pensando entre todos, se nos van a ocurrir mejores cosas de cómo resolverlo”, agregó.

Durante este proceso de co-creación se realizaron más de 18 actividades en las que participaron más de 2.000 capitalinos por algo más de 30 horas. También se realizaron tres foros virtuales que tuvieron un alcance de cerca de 115.000 personas. Los resultados previos de esa sistematización de aportes, según el Distrito, evidencia que los ciudadanos han sido reiterativos en temas como el arbolado y la movilidad sostenible, entendida como la posibilidad de caminar y el uso de la bicicleta y otros modos alternativos de transporte. Otros temas que han sido comunes entre los aportes ciudadanos son los relacionados con seguridad, distribución del espacio y comodidad para circular por el CV7.

Con estas primeras impresiones, todo apunta a que el objetivo del nuevo proyecto en la Séptima es que sea un atractivo turístico en el que la actividad económica, el arte y la memoria sean el epicentro de ese diseño.

> LEA: Movilidad en la Carrera Séptima: 23 años entre promesas, debates y proyectos inconclusos

¿Qué viene ahora?

Tras la primera etapa de participación, ahora viene una fase de condensar y ordenar las ideas recogidas. Ese proceso se llevará a cabo desde el 1 hasta el 17 de noviembre, tiempo en el que la administración distrital procesará las propuestas ciudadanas, cerrará los estudios de fase dos del Metro de Bogotá, y definirá los recursos disponibles para el proyecto. Así las cosas, el 18 de noviembre se hará el próximo anuncio, en el que se socializará el diseño conceptual del CV7.

Después, entre el 18 de noviembre y el 18 de diciembre, el IDU finalizará el diseño conceptual con los insumos que recogió de la ciudadanía y en 2021 se dará paso hacia los diseños y estudios finales. De acuerdo con el cronograma, entre 2022 y 2024 se realizará la construcción del Corredor verde y el objetivo es entregarlo entre 2024 y 2025. Si bien los costos no se conocerán hasta que no estén los diseños finales, el Distrito estima una inversión de $2,1 billones para la iniciativa, que ya fueron aprobados esta semana por el Concejo que le dijo sí al cupo de endeudamiento que solicitó el Distrito.

Aunque para muchos este proyecto es como empezar de cero, durante el proceso de diseño se revisará si algunos estudios que se hicieron para la troncal de TM sirven para el CV7. Asimismo, ya está claro que los predios adquiridos para el anterior proyecto se utilizarán para los perfiles viales que habrá en la vía. También, durante los últimos meses el Distrito recibió asesoría de WRI y GHEL Architects, dos agencias internacionales de movilidad, diseño y arquitectura, con las que se avanzó en esbozar una propuesta para atender las necesidades que se deberían satisfacer en la Séptima.

Por ahora solo queda esperar que el Distrito siga cumpliendo con el cronograma, pues el giro que se dio con este proyecto, para muchos expertos en movilidad, es arriesgado porque puede derivar en una fractura en la red de TM, que de por sí ya tiene varios rezagos (a estas alturas debería haber 390 kilómetros de cobertura, pero apenas hay 114,4 km). Además de eso, el giro es complejo porque, como ya han demostrado otras administraciones, los meses se van muy rápido entre estudios, observaciones y prórrogas.

Comparte en redes: