Pecados de la fase III de Transmilenio

A un mes de cumplirse dos años de <a target="_blank" href="http://static.elespectador.com/especiales/2010/08/061cea9ebcff981811b4c3...ón de la fase III</a>; se han detectado desfases por $76 mil millones y se han abierto dos investigaciones por irregularidades en contratación.

El 28 de diciembre de 2007, tres días antes de que finalizara el gobierno del ex alcalde Luis Eduardo Garzón, el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) suscribió los cinco contratos para la adecuación y construcción de la fase III de Transmilenio por valor de 1,15 billones de pesos. Nueve meses después, en septiembre de 2008, se iniciaron las obras.

Durante 2008 la Contraloría de Bogotá realizó tres auditorías en las cuales hizo hallazgos fiscales por 935 millones de pesos que corresponden a:

Errores en los avalúos de expropiaciones por la vía judicial: "con precios exorbitantes se desbordó el costo de los proyectos de obras públicas, acometidas por la Administración Distrital, que en solo nueve procesos le estarían representando al IDU un sobrecosto cercano a los $111 mil millones. El valor de los nueves procesos se corrige por los jueces y se reduce a $16 mil millones, lo cual le significó al IDU el pago de un sobrecosto cercano a los $95 mil millones".

Errores de liquidación: "por efectos de valorización, a 26.923 predios se les dejó de cobrar cerca de $30 mil millones porque fueron clasificados como de ‘conservación artística o arquitectónica'".

Dos meses después de haberse iniciado la construcción, en diciembre de 2008, la Contraloría Distrital inició un proceso auditor a los cinco contratos de la fase III. En esa auditoría el ente de control le advirtió al IDU que los contratos se firmaron:

1. Sin haberse titularizado por parte de Transmilenio S.A., en mayo 11 de 2009, las vigencias futuras para cumplir los compromisos contractuales.

2. Con una planeación deficiente, con estudios y diseños incompletos y algunos sin la aprobación de las empresas de servicios públicos.

3. Apenas iniciándose la compra de predios.

4. Con cambios importantes en los presupuestos iniciales de obra, lo cual evidencia falencias en la estructuración técnica y financiera.

5. Con deficiencias en la estructura de los informes de interventoría para generar alertas tempranas. "Siendo evidente, además de la fragilidad financiera de las empresas contratistas originada en el hecho de que una misma empresa aparece contratando con el IDU en una, dos, o más obras al mismo tiempo, y estas mismas a su vez en otras entidades del Distrito".

En el segundo semestre de 2009 el ente de control determinó que en 462 predios adquiridos para la construcción y adecuación de la fase III se habrían presentado posibles sobreprecios en la cuantía de $82.500 millones.

La Contraloría comunicó tres hallazgos fiscales por $709 millones y le informa al IDU, en septiembre 16 de 2009, que habiendo transcurrido 11 de los 22 meses de la etapa de construcción, sólo se había ejecutado el 11,30% de las obras.

En enero de 2010 se abrió investigación fiscal por presuntas irregularidades en el manejo e inversión del anticipo de los contratos suscritos por el IDU con la Unión Temporal Vías de Bogotá y Unión Temporal Transvial (empresas del grupo Nule).

En febrero del mismo año se abrió investigación fiscal por presuntas irregularidades en la ejecución de los contratos suscritos por el IDU con el Consorcio Troncal Carrera 10 y Consorcio General para la elaboración de estudios y diseños de la fase III.

Dos meses después, la Contraloría le advirtió al IDU el daño prematuro (20%) de las losas de Transmilenio construidas en la carrera Décima entre calles 25 sur y calle 8

En mayo de este año, la Contraloría le comunicó al IDU que entre enero y junio de 2010 se realizaron 40 hallazgos administrativos con incidencia fiscal por cuantía de $74.861 millones.

Avances de la obra

Según datos suministrados por el IDU, de los cinco grupos de obras en que se divide la fase III de Transmilenio, la calle 31 sur entre carreras Décima y Quinta es el tramo que más avances registra con un 74,94% de construcción. En ese sector se registra un progreso superior al 60% en excavaciones, pavimento, redes de servicios públicos, espacio público y puentes peatonales.

El grupo que menos adelantos registra es el tramo comprendido entre la calle 26 con carrera 25 hasta la calle 26 con avenida Ciudad de Cali, en donde hasta ahora se ha avanzado un 22%. Sin embargo, de febrero de este año a la fecha se notan progresos significativos como el deprimido del Concejo de Bogotá, en donde se adelanta la construcción de un túnel que servirá como desvió de una red matriz del Acueducto que suministra agua a un millón de personas de Soacha y Ciudad Bolívar.

Los grupos dos (carrera Décima entre calles 27 sur y Sexta), tres (abarca tramos de la Décima y la calle 26), y cinco (calle 26 con Av. Ciudad de Cali hasta la 26 con carrera 94); presentan un avance similar de 47,76%, 41,2% y 51,67% respectivamente.

El director del IDU, Néstor Eugenio Ramírez, aseguró que está presionando a los contratistas para que terminen las obras antes de lo previsto.

"La idea es terminar todo el tramo vial del grupo 5 antes de finalizar el año. Por ejemplo, el puente de la Caracas con Décima lo vamos a entregar dos meses antes de lo programado. Los pavimentos del grupo 3 llegando a la carrera Tercera también lo vamos a entregar un mes antes", puntualizó Ramírez.