Pelea por los sobres de Doña Juana

Cuando se iba a anunciar el triunfo del grupo brasileño-canadiense, los otros aspirantes denunciaron que las propuestas fueron alteradas.

En una dramática batalla campal, que incluso requirió la presencia del CTI de la Fiscalía, se convirtió este martes el segundo día de audiencia de adjudicación de la licitación para la operación del relleno sanitario Doña Juana y el manejo de sus lixiviados. Las fuertes tensiones que se venían sintiendo entre los miembros de los tres consorcios oferentes se concretaron con gritos y golpes, justo cuando la sesión estaba a punto de acabarse con el anuncio del ganador: el Centro de Gerenciamiento de Residuos Doña Juana —la oferta brasileño-canadiense— la única propuesta que quedó habilitada por la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp).

Todo sucedió en el momento en que la directora de la Unidad, Myriam Martínez, abrió la urna que contenía los sobres con las propuestas económicas de cada uno de los aspirantes. Al saberse por fuera del negocio, por no cumplir con los requisitos, el abogado Jaime Lombana, representante de Promesa de Sociedad Futura Ecoparque S.A. (liderado por la empresa Proactiva, antiguo operador del relleno), empezó a gritar que se trataba de una “injusticia” y que los jueces tendrán la última palabra.

El jurista aseguró que los sobres con las propuestas económicas no eran los mismos que las firmas habían entregado el pasado 30 de abril, día del cierre de la licitación.

No contento con lo expresado, Jaime Lombana se acercó a la mesa en la que se encontraban los miembros del consorcio brasileño-canadiense y golpeó los documentos que éstos tenían en las manos.

En el mismo sentido, David Cardona, representante de la Unión Temporal Gestión Ambiental (la propuesta coreana), expresó a voz en cuello que el sobre de su sociedad “fue cambiado”.

“Yo le pegué con cinta un billete de $2.000 a mi sobre y éste no está, quiere decir que ese no fue el sobre que entregamos. ¡Cambiaron los sobres!”.

Mientras tanto, algunos presentes en la audiencia gritaban frases como “Dávila, Dávila”, en clara referencia al abogado Álvaro Dávila (de quien se dice estructuró la propuesta brasileño-canadiense) y “viva el cartel”.

La encendida situación obligó a Myriam Martínez a llamar de urgencia a la Fiscalía y a solicitar la presencia de la Policía.

Temas relacionados