Distrito entregó el Edificio Bicentenario

Se trata de una de las estructuras más modernas de la ciudad.

Este viernes más de 900 empleados de la Administración Distrital tomaron su puesto de trabajo en el nuevo Edificio Bicentenario, una moderna obra que se convertirá en un ícono arquitectónico de la ciudad.

Este edificio complementará la 'Manzana Liévano', que comprende el edificio del mismo nombre, que data de 1907, y donde ha funcionado la Alcaldía Mayor de Bogotá, la primera etapa del Edificio Bicentenario donde se encuentra la Secretaría de Gobierno, concluido en 2008, y la nueva edificación que se entregó este viernes.

"Hoy estamos ocupando el edificio que alberga a mil funcionarios, hoy vamos a tener reunidos aquí en la Manzana Liévano, con el edificio Bicentenario, la Secretaria de Gobierno y la Secretaria General completas", dijo la alcaldesa Mayor (D) de Bogotá, Clara López Obregón.

El edificio tiene un área de 23.453 metros cuadrados de construcción y 3.546 metros cuadrados de área libre, lo que significa para la Manzana Liévano un área total de 30.617 metros cuadrados, donde se adecuaron salas múltiples, parqueadero, oficinas, sala de crisis y un auditorio, todo bajo un exigente concepto de diseño e impresionantes novedades tecnológicas.

"Tenemos una moderna sala de crisis fundamental para poder atender de manera seria y con toda la tecnología cualquier emergencia que surja en la capital, de verdad estamos muy contentos, son 23 mil metros cuadrados, todo totalmente dotado en tiempo record y a precio record. La inversión total fue de 50 mil millones de pesos incluyendo toda la dotación", manifestó la mandataria bogotana.

Según Yuri Chillán Reyes, Secretario General de la Alcaldía Mayor, "esta obra es una manera de honrar a la ciudad en los 200 años de la independencia del país, complementando la estructura antigua del emblemático Edificio Liévano. En este proyecto, el Gobierno de la Ciudad invirtió más de 40 mil millones de pesos y servirá no sólo para modernizar la administración pública, sino para darle un nuevo aire a una parte muy importante del histórico barrio de La Candelaria".

La construcción del edificio Bicentenario fue un proceso complejo, en el que participaron los departamentos administrativos de Planeación Distrital; la Defensoría del Espacio Público, Catastro Distrital, el Instituto de Desarrollo Urbano, la Empresa de Renovación Urbana, la antigua Corporación La Candelaria, Bienestar Social, Secretaría de Hacienda y la Dirección de Patrimonio del Ministerio de Cultura y en su desarrollo se generó empleo para 350 personas durante 24 meses, tiempo que tardó la construcción de la obra.

Modernos espacios para empleados y visitantes

La nueva estructura que adorna el centro de la ciudad conserva el concepto de los balcones del Edificio Liévano conservando su prioridad estética y está recubierto por la piedra crema Bogotá, el mismo material que recubre la mayoría de edificios institucionales del centro histórico de la ciudad.

En su interior existen 900 puestos de trabajo, aulas múltiples que puede acoger a 300 empleados y visitantes y dos niveles de parqueaderos para 255 vehículos.

El edificio cuenta con diferentes puntos de acceso: por la carrera 8 o entrada al palacio Liévano, por la calle 10, donde visitantes y funcionarios encontrarán una escultura amarilla del maestro Édgar Negret, que adorna una plazoleta interior de 800 metros cuadrados, donde se ven majestuosos jardines y una plataforma de madera para conciertos y por la carrera novena, o acceso a parqueaderos, donde el diseño permite que 9 vehículos ingresen de forma simultánea para no entorpecer el tráfico en esta vía.

El Bicentenario cuenta en su interior con uno de los auditorios más amplios y modernos del Centro Histórico. Con una capacidad para 556 personas este espacio permite que el Distrito Capital cuente con escenarios apropiados para eventos institucionales, académicos y artísticos, haciendo más eficientes los recursos distritales por disminuir costos de alquiler de escenarios, además se unirá al circuito de escenarios del Centro de Bogotá.

Una de las novedades más impresionantes del proyecto es una Sala de Crisis, un espacio construido para que el gabinete distrital se reúna en caso de emergencias. Esta sala que tiene blindaje nivel 5, cuenta además con 12 monitores LED de 32 pulgadas cada uno, que permitirán monitorear a la ciudad y ayudar en la toma de decisiones en tiempo real, y tiene capacidad para 27 puestos en Mesa Directiva y 10 puestos operativos.

El Bicentenario cuenta con una planta de energía y con un tanque de agua, que la hacen autosostenible en caso de emergencia.

Un espacio amigable con el medio ambiente

"La idea era hacer un edificio sostenible, eso quiere decir que el impacto ambiental se reduzca, en la máxima posibilidad. Tenemos una automatización en la iluminación, que hace que se consuma realmente lo necesario, si un puesto de trabajo está junto a una ventana recibe iluminación natural y de esa manera se apaga o se disminuye la intensidad de la luminosidad del punto que le corresponde a ese puesto", aseguró Amparo Pérez Azuero, Arquitecta de la obra.

Esta edificación cuenta además con un moderno sistema que acopia el agua lluvia que cae en las cubiertas, la cual es usada en los sistemas de riego del área de jardinería, evitando así el uso excesivo de este recurso vital en el mantenimiento del edificio.

"Contamos también con ventilación natural y no mecánica, es decir que para las áreas de oficina y más con la densidad que se va a manejar, es necesario hacer el cambio del aire que se respira dentro de las oficinas, este proceso se hace por medio de rejillas y no por sistema mecánico, lo que hace que sea muy amable con el ambiente", puntualizó Pérez Azuero.