Concejal denuncia "desmesurado" apoyo de Petro a los Lgbti

El mismo cabildante que hace unos meses fue acusado de hacer copialina en un proyecto de acuerdo, ahora cita a un debate de control político al Canal Capital por sus programas para esta comunidad.

Con una nota de protesta enviada al despacho del alcalde Mayor Gustavo Petro y dos debates de control político, cuyas proposiciones ya fueron radicadas, en contra del Canal Capital por “poner al servicio de la comunidad LGBT sus horarios triple A”, el concejal del PIN, Marco Fidel Ramírez, pretende denunciar públicamente el “desmesurado” privilegio que el actual gobierno de Bogotá ha dado a las lesbianas, los gays, bisexuales y transexuales de la ciudad, una población que suma alrededor de 200 mil personas.

Según el cabildante, resulta “inaceptable” que la administración Petro haya dispuesto más de $500 mil millones de presupuesto para fortalecer las políticas públicas de los LGBTI, “pues en Bogotá no vivimos 200 mil personas, sino ocho millones y el alcalde debe gobernar para todos”.

Frente a las críticas ha salido a defender dicha política pública la secretaria de Integración Social, Teresa Muñoz, sin embargo el tema ya ha ido cogiendo fuerza en el Concejo, en donde varios cabildantes alistan sus planteamientos al respecto.

Sin mayores sorpresas, el grupo de los religiosos (del cual, claro, hace parte el concejal Ramírez), cuestiona el criterio con el que se están haciendo nombramientos de todo tipo en el Distrito para miembros de esta comunidad.

“Hay que evaluar eso con cuidado. ¿Sacaron gente de sus puestos para nombrar LGBTI y así cumplir con cuotas burocráticas?”, se pregunta la concejal Clara Lucía Sandoval.

Y agrega: “La tarea debe ser la de formación en Derechos Humanos a todas las personas no la de llenar burocráticamente puestos en perjuicio de los otros. Gente que trabaja en el Distrito nos ha dicho que, frente a esto, les iba a tocar decir que eran gays para que no los sacaran del puesto”.

En su concepto fue apoyada por la exconcejal cristiana Angélica Tovar, quien cree que esta participación responde a acuerdos de campaña.

Pero el debate no se reduce únicamente a la pelea maniquea entre políticos religiosos y defensores de los LGBTI, pues en la corporación también se pronunciaron concejales como Andrés Camacho Casado, quien llamó la atención respecto a que, en su concepto, “la elaboración de políticas públicas no puede estar enfocada en satisfacer minorías y en tener preferencias”.

Mientras que el liberal Miguel Uribe dijo que “la administración con el propósito de acabar la segregación frente a los LGBTI ha llegado al punto de discriminar o desatender otras comunidades poblacionales y étnicas”.

Lo cierto es que, guste o no, se trata del cumplimiento de una de las promesas de campaña de Petro y del compromiso que posteriormente adquirió el mandatario en los consejos consultivos que con esta población se realizaron en el primer semestre del año.

“Es un sector que no puede seguir vendiendo su cuerpo al mejor postor, llevándolo a la enfermedad y muchas veces a la muerte; queremos políticas integrales para la salud, educación, de oportunidades para ellos", le dijo en abril Petro a un grupo LGBTI.

¿Qué ha cumplido? Incorporó 10 metas referidas a ellos en el Plan de Desarrollo y creó la subdirección de asuntos LGBTI en abril, al interior de la Secretaría de Integración Social. Entre otros puntos.

Asimismo, en el Canal Capital nació el primer programa, al menos en la televisión pública, dirigido a esta minoría. Una de las razones que llevó al PIN a poner el grito en el cielo.
 

 

últimas noticias

Agilizar la calle 13, problema de peso

Belén, un espacio para el skateboard en Bogotá

La champeta que se instaló en Bogotá