"Traslado de pacientes a EPS Capital Salud es caótico": Personería

Hay madres gestantes sentadas en los andenes, ancianos con pipetas de oxígeno y personas con algún tipo de discapacidad física a la intemperie.

En medio de miles de personas que soportan interminables filas en la Avenida Caracas con Calle 22 Sur, esperando que la EPS Capital Salud les dé el carné que les exigen las IPS para acceder a los servicios de salud ante la liquidación de Solsalud y Humana Vivir, la Personería de Bogotá encontró falta de atención prioritaria para ancianos, madres gestantes y niños.

En ese ‘trasteo’ de cerca de 300 mil pacientes no se está teniendo en cuenta la dignidad de las personas que allí permanecen durante más de seis horas. De hecho, en la visita que realizó la Personería se pudo observar a embarazadas sentadas en los andenes, niños, ancianos con pipetas de oxígeno y personas con algún tipo de discapacidad física a la intemperie sin poder acceder a una sala de espera, sin baño y sin fichas que les garantice un turno.

La Personería realizó a las 3:50 de la mañana visita al lugar y encontró a 54 personas, de las cuales 10 eran adultos mayores y una en condición de discapacidad, todas sin ser atendidas. Algunas de ellas, llevaban ya cerca de dos horas esperando. Regresó a las ocho de la mañana y encontró a más de 300 personas haciendo fila sin recibir atención rápida; al llegar la Personería la fila empezó a fluir.

En otra sede de Capital Salud, ubicada en la Carrera 30 con Calle 45A encontró a las 4:40 a.m. a 15 personas, de ellos ocho adultos y tres en condición de discapacidad, a la espera de atención. La mayoría de usuarios estaban esperando la autorización de un examen; otros el carné de afiliación y algunos citas médicas de control o especialistas y medicamentos. Varios usuarios dijeron que llevaban hasta cuatro días intentando que los atendieran.

Según los funcionarios de Capital Salud, a pesar de que 15 días antes se había previsto la ampliación de los horarios, la capacidad de atención está desbordada ya que son más de 4.000 pacientes con órdenes médicas represadas para atender en los 21 puntos que tienen habilitados en su sede de la Avenida Caracas. Manifiestan que allí se están recibiendo autorizaciones, carnetización, afiliación, medicamentos, citas, tutelas, etcétera.

No obstante, preocupa el hecho de que el sistema de orientación al usuario fue insuficiente o nulo. Además, no se está priorizando a pacientes crónicos o que están inscritos en un programa especial para patologías graves como cáncer, VIH, diálisis o que necesitan constantemente de una bala de oxígeno, por ejemplo.

De acuerdo con el testimonio de Patricia Torres, coordinadora de Salud Pública de Capital Salud, el único apoyo que han recibido por parte de las intervenidas Solsalud y Humana Vivir es un listado de 3.000 pacientes, pero sin diagnóstico.

El ente de control solicitó a la Secretaría de Salud que los hospitales distritales no pongan barreras de acceso a pacientes de EPS en liquidación y a Capital Salud un plan de contingencia completo para atender de manera digna la avalancha de nuevos usuarios.

El personero Distrital, Ricardo Cañón, dijo que “se debe velar por el respeto y la dignidad de sus afiliados o futuros afiliados”. Se deben ubicar puntos de atención estratégicos con capacidad de atención a usuarios en lugares como Usme, 20 de Julio, Ciudad Bolívar, Centro, entre otros.

También solicitó que se ubiquen puntos de atención en las diferentes sedes de hospitales públicos, de manera que los usuarios de las diferentes localidades tengan acceso y se faciliten los trámites administrativos que se requieren ante el cierre de las EPS a las que estaban afiliados.