Aprobado en primer debate proyecto de vigencias futuras

La iniciativa, presentada ante el Concejo de Bogotá por la Administración Distrital y la Secretaría de Hacienda, sólo recibió un voto negativo. Las vigencias futuras son una forma de planear financieramente obras que el Distrito pretende adelantar en los próximos años, teniendo en cuenta que la armonización presupuestal se hundió.

En su mayoría son proyectos, que por su complejidad y alcance, deben ejecutarse en espacios de tiempo más amplios a un año. Entonces, al presentarse una vigencia futura, para 2010 por ejemplo, lo que la Administración pretende es comprometer recursos del presupuesto de ese año para que se continúe ejecutando el proyecto en el periodo que cubre la vigencia.

Sin embargo, alrededor de la iniciativa, en la cual se comprometen recursos por algo más de un billón de pesos, existen varios cuestionamientos. Algunos concejales que habían anunciado su voto negativo argumentaron que era imposible aprobar vigencias futuras cuando la armonización presupuestal fue hundida.

Por ejemplo, Carlos Baena, del Movimiento Mira, asegura que la armonización es un ajuste que se le hace, de acuerdo con los proyectos presentados en el Plan de Desarrollo de mayo, al presupuesto aprobado para 2008. Entonces, según Baena, aprobar recursos para obras en el futuro, sin haber ajustado el presupuesto actual, es decir sin haberse surtido la armonización.

El concejal Carlos Galán, de Cambio Radical, partido que presentó una ponencia favorable a la propuesta, explicó que tanto su movimiento como la Administración Distrital consideran que un tema no afecta el otro: la armonización presupuestal es una cosa y las vigencias futuras son otra. "El único punto donde ambos proyectos, que fueron presentados al tiempo, se tocan es en el contrato de renting (alquiler) para camionetas de los concejales. Por tanto, ese proyecto se hundió junto con la armonización, pero nada más".

Alcances del proyecto

Las vigencias futuras que la Administración y la Secretaría de Hacienda presentaron para la consideración del Concejo van desde el próximo año hasta el 2012, cuando acaba el mandato del alcalde Samuel Moreno. Para poder incluir vigencias para 2012, los programas que se piensan ejecutar en ese año debieron ser declarados por el Consejo de Gobierno como de interés estratégico.

"Para ese año el proyecto de vigencias estipula que se lleven a cabo inversiones en dos sectores claves: malla vial de la ciudad, a cargo del IDU, y un programa de mejoramiento de los sistemas de la Secretaría de Hacienda, que permita a la entidad funcionar más eficientemente en temas como recaudo e información; en últimas, esto es una actualización tecnológica que no puede surtirse en sólo un año", afirmó Galán.

Las vigencias futuras no implican que los proyectos sólo puedan comenzar a realizarse en el año en el cual están comprometidos sus recursos. Para ejecutar una obra que está presupuestada para 2011, la entidad encargada no debe esperar hasta ese año para iniciar los trabajos, puesto que en la vigencia quedó estipulado que un 15% de los fondos debe estar anclado en 2008 para así poderle empezar a dar trámite desde ahora.

Para 2009 el proyecto establece que habrá $403.595 millones comprometidos en el presupuesto del próximo año. En 2010 la cifra será de $278.500 millones y en 2011, de $226.397 millones. En estos años las vigencias se dividen entre la Secretaría de Hacienda, el IDU, la Secretaría Distrital de Educación, el Fondo Financiero Distrital de Salud, el Fondo de Prestaciones Económicas, Cesantías y Pensiones y el Fondo de Vigilancia y Seguridad. Para 2012 sólo se tienen presupuestadas vigencias para el IDU y la Secretaría de Hacienda.

La mayor cantidad de dinero por concepto de vigencias futuras se destinará al IDU: $596.9710, lo que equivale al 55% del total de los recursos que se incluyen en el proyecto.

De acuerdo con la Secretaría de Movilidad, estos fondos se destinarán al cuidado de la malla vial intermedia y arterial, que se piensa reparar y mantener a lo largo de unos 2.292 kilómetros carril, y a la malla vial local, en la cual la meta es construir 38 kilómetros carril nuevos. En total se estaría hablando de mantener, reparar y construir 2.330 kilómetros carril.

Los recursos con los cuales se piensa financiar estas obras, y que desde ya tendrían un cupo en el presupuesto de los próximos años debido a la vigencia futura, serán los generados por la sobretasa a la gasolina y las transferencias ordinarias que la Secretaría de Hacienda le hace a la de Movilidad.

¿Qué es una vigencia futura?

Las vigencias futuras son una figura financiera que la Administración Distrital puede emplear para garantizarle a un determinado proyecto recursos en los próximos años. El Distrito las requiere para programas que, debido a su complejidad, no es posible finalizar en un año fiscal, que va desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre.

Entonces, con la aprobación del Concejo, se genera un cupo en el presupuesto de los años siguientes para asegurar recursos y así garantizar la continuidad de las inversiones.