Así es el nuevo diesel que llega a Bogotá

<strong>Elespectador.com</strong> visitó la Refinería de Ecopetrol, ubicada en el corazón de Barrancabermeja, para conocer de cerca todo el proceso que ha llevado a cabo la petrolera para lograr el mejoramiento de la calidad de los combustibles.

A más de 35°C se levanta a orillas del río Magdalena la Refinería más importante de Colombia. Es medio día, y el sol cae inclemente en un territorio de calderas y montañas de metal donde se produce el combustible que alimenta a toda la capital. El 42% de la producción de esta planta es para Bogotá.

En esas más de 1.770 hectáreas se materializa parcialmente un proyecto ecológico que busca que el diesel tenga menos contenido de azufre, y por ende, que las emisiones de gas de los vehículos sean menos perjudiciales para el medio ambiente.

El propio presidente de Ecopetrol, Javier Gutierrez, dirige un recorrido que a veces parecer eterno por la cantidad de indumentaria de seguridad requerida para caminar por el lugar.

La Refinería de Barrancabermeja está en proceso de modernización, y los más de 1.200 empleados que laboran en la petrolera han sido capacitados desde hace varios meses para que la capital reciba diesel de menos de 500 ppm (partes por millón), que antes era de mil.

Desde el primero de julio de este año empezó a regir en Bogotá y en todo el país la "Ley Diesel", aprobada en el Congreso de la República con el fin de obligar a Ecopetrol a producir combustible de mejor calidad.

Y para lograr esta reducción, la petrolera ha adoptado como medida inmediata la importación de más de 18 mil barriles diarios de combustible con menos de 50 ppm de azufre, que es mezclado con el diesel nacional.

"Esta es la tarea de ahora. Pero ya estamos trabajando en la producción de diesel nacional con un contenido de azufre muy bajo y así realizar la mezcla directamente en nuestras plantas", explica el presidente de la petrolera durante la visita a una de las plantas de purificación, que aún en cimientos, espera estar funcionando en diciembre.

La inversión total, cuyo resultado permitirá que Bogotá en el 2012 cuente con un combustible de 50 ppm, será de 4.500 millones de dólares. Este proyecto se ha convertido en uno de los de mayor envergadura en la historia de Ecopetrol.

Es decir, en el 2012 Colombia estará produciendo combustible bajo los más altos estándares de calidad, similar al que es utilizado en ciudades como Tokio, Paris o Washington.

Acciones

El proceso de mejoramiento ha contado con varias fases. Inicialmente, el afán de la petrolera se centró en poder responder a las nuevas obligaciones legales mientras se adelantaba la construcción de la infraestructura necesaria para retirar el azufre de los combustibles.

La importación de diesel de alta calidad fue una de las primeras medidas tomadas por Ecopetrol. El Golfo de México y las refinerías de Aruba, suministran más de 18 mil barriles diarios que son mezclados con el combustible nacional.

También se está impulsando el uso Gas Natural vehicular - inversión que representa más de 12 millones de dólares- que ya lleva más de cuatro años de vigencia.

Pero quizá el proceso más importante que está liderando Ecopetrol tiene que ver con la inversión de 72.500 millones de pesos en proyectos de producción de biodiesel.

Un combustible renovado derivado de aceites vegetales o grasas animales que es biodegradable y no tóxico. En Colombia, se utiliza el aceite de palma para producirlo.

El problema de la chatarrización

El presidente de Ecopetrol, Javier Gutierrez, aseguró que aunque la petrolera inició desde el mes de junio el mejoramiento en la calidad del combustible de Bogotá y el país, el impacto ambiental sólo podrá notarse cuando se tomen medidas en otros frentes.

Según él, la calidad del aire es responsabilidad de todos y es necesario atacar otras fuentes generadoras de contaminación en el aire. "El tema de la chatarrización es urgente porque así la calidad del combustible sea alta, si el motor es muy viejo las emisiones serán perjudiciales", señala.

También, algunos estudios consultados por Ecopetrol revelan que entre el cerca del 40% de la contaminación proviene de fuentes fijas, es decir, de las fábricas de la capital. "Localidades como Puente Aranda y Fontibón tienen un alto índice de emisiones de gases, en el momento que se regulen muy seguramente existirá un impacto ambiental mucho mayor", agrega.

Para el presidente de Ecopetrol, las medidas tomadas por la petrolera impulsan las políticas gubernamentales alrededor del cuidado del medio ambiente.