Bogotá recordó a Jorge Eliecer Gaitán

<p>Cientos de personas acudieron a la &quot;Marcha del Silencio&quot;, un evento organizado para conmemorar los 60 años de la muerte del líder liberal Jorge Eliecer Gaitán.</p>

La cita de los bogotanos se dio en la Plaza de Toros. Desde allí los marchantes en silencio recordaron que hace 60 años asesinaron al líder político, Jorge Eliecer Gaitán, en pleno centro de la capital.

"Este pueblo no tiene ni respeta su memoria", explicaba uno de los tantos ancianos que esperaba de saco y corbata para iniciar su recorrido por la carrera séptima de Bogotá. Él estaba indignado porque no más de 50 personas habían acudido a la cita.

Sin embargo, durante el camino otros más se fueron uniendo. Jaime Nieto, de 82 años, iba a la cabeza de la manifestación ondeando una bandera negra y pidiendo a los caminantes respetar la política de silencio con que originalmente se había convocado la marcha.

"A Gaitán lo mató la burguesía, esa que no podían permitir que el pueblo fuera representado por un líder que sí creía en los derechos del pueblo", comentaba sobre la marcha.

Algunos gritos lograron escaparse entre el silencio, para recordar la memoria de Jaime Pardo Leal y Carlos Pizarro, "ellos cayeron luchando por el pueblo, hoy nuestras palabras se convierten en lucha", insistía el anciano.

La 1:05 p.m.

El recorrido por la séptima hizo su primera parada en la esquina de la avenida Jiménez con séptima, lugar donde a la hora exacta de la muerte del caudillo, se llenó de miles de claveles que parecían llover del cielo.

Allí un grupo de actores, encabezado por el legendario Edgardo Román, representó lo sucedido en la época. Las caras tapadas con pañuelos negros y los gemidos de las mujeres que lloraban a Gaitán, estremecieron a los asistentes al homenaje.

El alcalde de Bogotá, Samuel Moreno también llegó hasta este punto para ofrendar unas flores en el lugar de su muerte, "Un hombre como Gaitán jamás volverá a nacer, si él existiera posiblemente este país sería distinto", dijo el mandatario local.
Antorchas, pañuelos blancos y la lectura del últimos discurso del caudillo liberal, fueron dando paso a la continuación de la marcha que culminó en la Plaza de Bolívar.

"Estoy muy contenta con las personas que siguen recordando a mi padre y que me acompañan cada nueve de abril en todos los actos de conmemoración que realizamos", decía Gloria Gaitán en medio de la multitud que casi no le permite avanzar.
Al llegar a la plaza aún se escuchan rezagos de algunas consignas, la fotografía de Jorge Eliecer Gaitán aún lideraba la marcha y la bandera negra de Jaime Nieto aún se estaba ondeando. Sin embargo, esos cientos que alcanzaron el máximo momento en el lugar de su muerte, ya no estaban.

"En 10 años más o menos ya no habrá quién lidere este tipo de movilizaciones. Muy seguramente él ya estará en el olvido, como hoy, que los asesinos de Gaitán están muertos, pero de la risa", concluyó Jaime hacía las tres de la tarde cuando todo se terminó y la carrera séptima volvió a la normalidad.