‘Cartel del Cobre’ deja pérdidas por más $25 mil millones

La comercialización ilegal del cobre de los cables de la luz, teléfono, los contadores, los medidores y las tuberías de servicios públicos, se ha convertido en un dolor de cabeza para las empresas y los usuarios. En la mayoría de los casos, son los clientes los que tienen que asumir el costo.

Las empresas de servicios públicos de Bogotá han iniciado una campaña que busca contrarrestar el tráfico de cobre que ha representado para la ciudad 78.000 incidentes en el último año y que ha puesto en alerta a todas las autoridades. En esos incidentes se registran robos efectivos e intentos, que causan daños a las estructuras.

Los delincuentes, que han conformado reales ‘carteles’, roban, comercializan y hasta exportan el cobre. Y el negocio resulta atractivo por que el kilo cuesta en el mercado negro alrededor de $6.500: cuando lo compran las fundidoras ya acanza los $20.000;  y al momento de exportalo se ubica en $47.000.

En lo que va corrido del año, las autoridades han logrado frustrar 67 eventos - 24 más que en el 2007-  y capturar a 71 personas relacionadas con el tráfico de este elemento. En muchos de los casos, a las bandas desarticuladas, se les han encontrado uniformes y vehículos de empresas como Codensa y ETB.

“Esto sigue siendo un problema de atención para las autoridades; en torno a ello se está dando una cadena delictiva porque hay unos personajes que se han dado a la tarea de recibir el cable para comercializarlo”, explicó el general Rodolfo Palomino, comandante de la Policía Metropolitana.

Según el general Palomino, el incremento en estos delitos obedecen a la escases del cobre en el mercado mundial. “Tengo entendido que Chile tiene vendida la producción de este material de los próximos seis años, lo que significa que hay una gran demanda”, explicó.

Las autoridades ya conformaron un grupo especial dedicado a contrarrestar  esta problemática. Pero Palomino asegura que mientras existan compradores, es muy difícil combatir el delito.

Por su parte, Jorge Iván Lastra, jefe de protección patrimonial de Gas Natural, confirmó que las empresas de servicios públicos están en alerta desde hace más de tres años y reveló que en el 2007 el robo de estos elementos representó para todo el sector pérdidas por 25 mil millones y provocó 78 mil incidentes.

En la mayoría de los casos este costo tiene que ser asumido por los usuarios, quienes son los responsables de estos elementos. Para las situaciones en que se ve comprometida la infraestructura del gas, un ciudadano puede verse obligado a pagar hasta $300 mil por el cambio de una válvula o tubería.

“Sólo en  Gas Natural, en el 2007 se presentaron 1.580 casos de robo y hasta el 31 de mayo de este año ya llevábamos 519 casos”, señaló Lastra.

El funcionario explicó que en el año 2005 se presentaron 1.465 casos y en el año 2006 1.505 casos, lo que demuestra que el delito está en aumento. Las localidades más afectadas han sido Teusaquillo, Engativá y Kennedy.

Por su parte, Cristal Otálora, funcionaria de Codensa, señaló que esta práctica ha ocasionado emergencias que han dejado a barrios enteros sin el servicio de energia durante varias horas.

“En 2007 este problema representó para nosotros perdidas por $4.037 millones. Se presentaron más de 57 mil incidentes y afectaron a más de 300 mil usuarios”, afirmó.

En Codensa el caso es similar, durante el año pasado se robaron 17.909 y el cambio de los mismos les costó a los usuarios más de 2.300 millones de pesos.

El hurto y vandalismo a la infraestructura también ha afectado al sector de las  telecomunicaciones donde el hurto de sólo un cable multipar, puede llegar a afectar hasta 2.500 clientes.

Así lo confirmó Pilar Mejía, representante de EPM Bogotá, quién aseguró que la empresa se ve obligada a reponer hasta 100 metros de cable, en cada caso, para poder restablecer el servicio."Pese a las medidas implementadas en las cámaras (donde están los cables subterráneos), estas son violentadas llegándose en muchos casos a ser destruidas", dijo.

Alianza por la seguridad

En búsqueda de alternativas que permitan minimizar el impacto de los hechos que afectan la infraestructura de los servicios públicos domiciliarios, siete de las más importantes empresas que prestan este tipo de servicios en Bogotá y el país conformaron una alianza en diciembre de 2007.

Este pacto cuenta, firmado por la empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, Codensa, ETB, Gas Natural, Telefónica Telecom, UNE, y EPM-Bogotá, cuenta con el respaldo de la Alcaldía Mayor de Bogotá, la Policía Metropolitana de Bogotá y la Cámara de Comercio de Bogotá a través del  Programa ‘Zonas Seguras’.

“Los campos de acción de la alianza son la sensibilización de la comunidad acerca de la ocurrencia del delito y el impacto que tiene en su vida diaria para movilizarla a denunciar”, explicó Mejía de EPM Bogotá.

Con esta alianza también se busca que la normatividad que permita generar acciones de control frente al delito porque las penas actuales por este delito son mínimas e incluso, excarcelables.

Acciones de la Policía

24 de enero de 2008: la Avenida Ciudad de Cali con Calle 13 se capturaron cuatro personas con chaquetas, con isntintivos de la empresa de Codensa, extrayendo cable. La Policía logró incautar 400 metros de cable monopolar, aluminio, dos sondas para la extracción de cable, un arnés y uniformes de Codensa.

31 de enero de 2008: Unidades de la Sijin capturaron siete sujetos integrantes de una banda de ladrones de cable. Los detenidos se movilizaban en un taxi, un camión tipo furgón y una camioneta. En este operativo la Policía decomisó 400 metros de cable recuperado de la empresa Codensa avaluados en 43 millones de pesos.

5 de febrero de 2008: Se logra la captura de tres personas con uniformes de Condensa y una camioneta Nissan Patrol.

20 de febrero: Mediante labores de registro y control a los establecimientos dedicados al  reciclaje se logró la recuperación de diferentes elementos, avaluado en un millón de pesos, pertenecientes a empresas de servicios públicos.

22 de marzo: La Policía capturó a un habitante de la calle,  sorprendido cuando hurtaba 35 metros de cable para teléfono avaluados en $2.000.000 millones de pesos.

Temas relacionados